• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En un episodio la historia entre los Indios del Bóer y los Dantos en la semifinal del Pomares cambió de rumbo, tan dramáticamente que los aficionados aún siguen anonadados.

Bastó un fin de semana para que la serie pasara de la tragedia del Bóer con récord de 0-2, a su clasificación tras ganar los juegos tres, cuatro y cinco.

O bien podría escribirse que la serie pasó de la algarabía de los Dantos luego de imponerse en los dos primeros desafíos, a su posterior eliminación víctimas de un derrumbe insospechado.

Todo ese contraste empezó en el noveno episodio del tercer desafío, cuando los Dantos dejaron escapar la posibilidad de ganar la serie por barrida, lo que también hubiera sido histórico.

Un memorable jonrón de Edgar Montiel cambió la trayectoria de la serie en ese episodio, aunque para entonces nadie pensó que sería posible una remontada como la que se completó este domingo en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

Dantos dominan el inicio de la serie

El primer desafío, realizado el lunes 02 de septiembre, lo ganaron los Dantos gracias a un jonrón de dos carreras de Rafael Estrada, que en la parte alta del noveno inning quebró un empate 3-3. Ganó Claudio Hernández y perdió Jimmy Bermúdez, ambos en labor de relevista.

Dos días más tarde, en un duelo que se definió en once entradas por medio de la “muerte súbita”, los Dantos volvieron a imponerse, dejando al Bóer contra las cuerdas.

La ofensiva de los Indios tronó ante el picheo de los Dantos. Foto: Orlando Valenzuela/END

En este partido, el héroe de los Dantos fue William Rayo, quien con un jonrón de dos carreras en el noveno empató el juego y forzó las entradas extras; y con un doblete con las bases llenas en el inning 11, le dio vuelta a la pizarra de 5-3 al 6-5 definitivo.

Aquel noveno inning

Con ventaja de 2-0, se consideró que los Dantos tenían boleto seguro a la gran final contra León. Nadie creía en una remontada de los Indios del Bóer, quizá ni ellos mismos.

Pero todo cambió justo cuando menos probable parecía: en el cierre del episodio nueve del tercer juego (viernes 6 de septiembre), cuando los Dantos tenían ventaja de tres carreras y el Bóer tendría su última oportunidad al bate.

El mánager de la “maquinaria roja”, Antonio Jiménez, decidió mantener en el montículo a Ronald Medrano, quien había lanzado los episodios siete y ocho tras haber relevado al abridor Jorge Bucardo.

El juego estaba 8-5 y el “el boricua” creyó que Medrano podía completar la faena. Pero no fue así.

El joven lanzador se hundió dándole bases por bolas consecutivas a Janior Montes y a Winston Dávila, pese a lo cual fue dejado en en el box, solo para luego recibir el hit de Wuilliams Vásquez que puso el juego 8-6. Hasta entonces salió, dejando el “llano en llamas”.

En su lugar entró Claudio Hernández, solo para recibir el jonrón de Edgar Montiel por el bosque izquierdo que estableció el marcador definitivo 9-8.

NADA VOLVIÓ A SER IGUAL

Desde entonces la historia cambió.

Los Indios empataron la serie el sábado con una victoria por nocaut de 21-8 en siete entradas, y la noche de este domingo se impusieron 7-6 en el quinto y decisivo partido, gracias a un hit productivo del emergente Javier Robles en el fondo del noveno episodio.

Así, los Indios del Bóer avanzaron a la final, donde les espera León, un equipo igual o más complicado que los Dantos.

La serie iniciará mañana a partir de las 6:00 p.m. en el Estadio Nacional Dennis Martínez.