• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El momento no pudo ser más dramático la noche del martes 10: la rodilla derecha de Christian Yelich se dobló en Miami, al mismo tiempo que lo hacían las posibilidades de sobrevivencia de los Cerveceros, sufriendo un impacto que hacía gemir a todo Milwaukee.

¿Se imaginan a los griegos sin Aquiles intentando tomar Troya? Podría ser el equivalente a pretender sin Yelich, superar a Nacionales, Cachorros, Filis, Cascabeles y Mets, en la batalla por dos puestos de “comodín” correspondientes al todavía llamado viejo circuito.

Los Cachorros han perdido a Javier Báez, su segunda base de mágica defensa y bateo oportuno, el equipo de Arizona se arrepiente de haber soltado a Zack Greinke, los Filis no ven en su picheo mucho más allá de Aaron Nola, los Mets quisieran una mayor incidencia de Jacob deGrom y los Nacionales no haber podido contar a tiempo completo con Max Scherzer. Pero lo de Yelich tiene más significado, él está en otro nivel, se trata de un potencial triple corona buscando su segundo reconocimiento consecutivo como Más Valioso.

¿Cómo reemplazarlo?

El martes, en el primer inning, Yelich, de 27 años, se retorció en busca del lanzamiento realizado por el venezolano Elieser Hernández y fauleando difícilmente, hizo que la pelota golpeara su rodilla derecha.

Aguijoneado por el dolor, cayó al piso y se quedó, como recuperándose. El primer temor fue una lesión, posiblemente leve, pero el diagnóstico definitivo resultó fatal para Milwaukee: fractura y fuera de combate en la postemporada, en caso que los Cerveceros logren avanzar.

Con un porcentaje de 329 puntos, 44 jonrones y 97 empujadas, Yelich aún sin alcanzar ningún liderato, excepto el más importante, el del OPS con 1,100 puntos, necesitaba estas últimas dos semanas y media para aspirar a ser el Más Valioso en años consecutivos.

Todas sus cifras están muy por encima de las que registran Bryce Harper y Manny Machado, los dos peloteros que estremecieron el beisbol con contratos de 300 millones. ¿Cómo reemplazar en un momento tan trascendente a un pelotero de semejante incidencia? Agreguen que detrás de él, solo Mike Moustakas de regreso y Yasmani Grandal han respondido.

Un bateador descomplicado

A un juego de los Cachorros, tres y medio de los Nacionales, y con pequeñas ventajas sobre Filis, Mets y Cascabeles, estos Cerveceros estaban persiguiendo con desesperación avanzar a los play off como uno de los “comodines”.

Ojo, Alonso acelera

Sin Yelich, esa posibilidad ha sido golpeada en la mandíbula y se reducirá drásticamente. Considerado un bateador “natural” en una época de tanto estudio, Yelich no cree que el bateo sea un arte y requiera ciencia: “yo solo veo venir la pelota, hago el ajuste y la golpeo, así de sencillo”, dijo en una entrevista publicada por Sports Illustrated.

Asegura no dedicarle tiempo a la aplicación de correcciones, ni revisar videos del picheo adversario. “Mi swing está ahí, moviéndose lo suficientemente rápido. Si físicamente estoy bien preparado, puedo realizar las ejecuciones apropiadas. Disfruto del beisbol y me divierte”, dijo quién ha visto desvanecerse la posibilidad de agregar un segundo premio Más Valioso, y sobre todo, la de mantenerse en pie detrás de una triple corona. Su pérdida puede sacar de pelea a los Cerveceros y deja gimiendo al beisbol.