• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De California llegan buenas noticias. El futuro del ex campeón mundial nicaragüense luce auspicioso y la segunda etapa de su carrera podría ser tan fructífera como la primera. Esa sensación reina en el campamento de Coachella, donde Román González se encuentra trabajando rumbo a su regreso a la acción.

Conversé la tarde de este jueves con Carlos Blandón, apoderado del ex mejor libra por libra, quien, al justificar la razón de la confianza de todo el equipo, destacó como aspecto esencial la increíble recuperación de “Chocolatito” de la lesión sufrida en noviembre en uno de sus meniscos. Debido a ese contratiempo, el excampeón fue operado en Costa Rica y permaneció inactivo por 5 meses.

Su proceso de rehabilitación física fue gradual y desde mayo ha desarrollado una etapa intensa, que incluye más de 500 asaltos contra diversos sparrings. “Fue la prueba de fuego para “Chocolatito”, que la superó sin problemas, el físico respondió maravillosamente”, sostuvo Blandón.

ENDEsa etapa se desarrolló en Nicaragua, mientras aguardaba la documentación para regresar a Estados Unidos. Precisamente había vencido su visa de trabajo y ello le obligó a esperar para viajar a California. Allí se encuentra trabajando con su entrenador Marcos Caballero, el preparador físico Rafael Rojas y su padre Luis González, que colabora con ambos.

De acuerdo con Blandón, la preparación física de Román cumple sin problemas con el plan estricto ya trazado por el equipo y el boxeador lo está asumiendo con mucha disciplina, algo que aumenta el entusiasmo sobre los ambiciosos objetivos trazados.

Para esta etapa, que para Blandón comenzó en septiembre de 2017, el objetivo de “Chocolatito” “será volver a ser el mejor y recuperar más de lo perdido”. O sea, ganar el título mundial en 115 libras que poseía en 2017 y ganar los restantes. Con ello, el apoderado del excampeón nos confirmó que no habrá parada intermedia, “volverá como supermosca y no habrá problemas con el peso”. La posibilidad de afrontar algún reto en 118 libras, solo se acepta eventualmente como una salida, antes de que el púgil decida abandonar el boxeo. Por lo pronto, la meta es hacer historia en 115 libras.

Tentativamente habría rival, fecha y lugar para el regreso

Los detalles del regreso de “Chocolatito” por estos días se manejan en los escritorios, lejos de la opinión pública y poco se puede saber al respecto. No obstante, hay pistas claras al respecto.

Ya se manejan algunos posibles oponentes, cuyos nombres no han trascendido, pero sí se sabe que deberán respetar el límite de 115 libras. De acuerdo con Blandón, no se quiere que se repita lo ocurrido con Moisés Fuentes, el último rival de “Chocolatito”, que llegó en 116 libras a la báscula.

Tampoco hay interés en marcar posibles oponentes, “estamos dispuestos a pelear con quien nos pongan” aseguró. De todas maneras, sí aceptó Blandón que serán severos en evaluar el desempeño de “Chocolatito” en el ring y estar seguros de que la evolución ha sido total antes de ir en busca de los títulos.

Román Chocolatito González, boxeador. Archivo/END

Tampoco hay fecha prevista de manera oficial, no obstante, se manejan los meses de octubre o noviembre, lo que en una especulación obvia nos lleva a creer que la mayor posibilidad de regreso de “Chocolatito” podría ocurrir el 2 de noviembre en Las Vegas, en la cartelera de esa posible batalla entre Sergey Kovalev y Saúl “Canelo” Álvarez.

Ganar esa pelea será crucial para definir si el próximo paso será ir por una pelea de título y bajo esa perspectiva es posible ya imaginar que en 2020 se podría dar la reclamada revancha contra Juan Francisco “El Gallo” Estrada (campeón CMB), en caso se confirme para el 7 de diciembre su unificación con Khalid Yafai (AMB).

El 2020 apunta ser escenario de grandes retos para “Chocolatito” González, retos que se iniciaron con su recuperación tras la operación de menisco en Costa Rica y el largo proceso de su preparación para lo que estaría a punto de confirmarse oficialmente en sus detalles: su próxima pelea.

Punto de vista

El entusiasmo de su equipo dice mucho sobre las expectativas que despierta este regreso del excampeón mundial. En ese aspecto, Blandón coincidió con una de las premisas de mi anterior columna, en el sentido de que la imagen de “Chocolatito” debe ser protegida, y para ello es necesario evaluar si efectivamente ha recuperado sus condiciones al 100% antes de enfrentar a cualquiera de las figuras del primer nivel en la categoría.

 la preparación física de Román cumple sin problemas con el plan estricto. Archivo/END

No obstante, el apoderado de González discrepó con el escepticismo sobre las efectivas posibilidades de que González consiga volver a ser el de su mejor momento. Para Blandón, Román González está en condiciones de recuperar su título y ganar los restantes. En una palabra, ir por todo y ganar todo.

La confianza de todo el equipo, sin duda, es una buena noticia. “Chocolatito” no solo es un símbolo del boxeo nicaragüense, de su éxito depende mucho del futuro de toda una generación de pugilistas que indirectamente se benefician de ese protagonismo, y al mismo tiempo, regresar a los primeros planos también significa traer a ese lugar a toda la división súper mosca como ocurrió en su mejor momento.

El excampeón, de acuerdo con Blandón, vive también un momento de saludable armonía familiar, un equilibrio que ha repercutido favorablemente en su concentración y dedicación al trabajo en el campamento.

Bajo ese escenario, hay razones para el entusiasmo de los fanáticos y al mismo tiempo una razón de saludable expectativa para quienes tenemos el compromiso de seguir de cerca y contar la historia del excampeón. De su próxima pelea, de su próximo rival y la forma en que logre o no logre despacharlo también dependerá el futuro de nuestra narrativa. Hasta entonces, nos quedamos con la sentencia de su apoderado y seguramente quien más lo conoce.

“Chocolatito” está totalmente recuperado y listo para ganar todo en las 115 libras.