• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Braulio Silva fue anoche todo lo que quieras que sea un pícher cuando intentas evitar amanecer a la orilla de la fosa. No lo parecía al principio, pero se enderezó, creció en confianza y logró domar a la fiera sosteniéndose ocho entradas, mientras los Indios, aprovechando titubeos de los tiradores felinos, y sobre todo el apagón ofensivo y el derrumbe defensivo de Marvín Martínez, quien se fue de 4-0 y cometió tres errores, borraron un 0-2 desfavorable para convertirlo con buenos relevos de Jimmy Bermúdez y Adolfo Flores, en una ansiada y quizás revitalizante victoria por 5-2.

De pronto, todo funcionó y el Bóer mostró cierto parecido con el equipo que eliminó a los Dantos. La atrapada del juego, la realizó estilo “hombre araña” Edgar Montiel sobre una cuchillada de Norlando Valle “decapitando” el séptimo inning. El público aún está de pie, ovacionando.

Tenebroso inicio

La primera impresión que el inicio del juego provocó en la barra india, fue tenebrosa: hit de Norlando Valle, infield hit de Rizo con Montiel perdiendo una pelota frontal junto a la raya de tercera, y hit empujador de Meza para el 1-0 sin out.

Cierto, ningún batazo había sido estremecedor, pero igualmente fueron dañinos. El derecho Braulio Silva parecía tener sus minutos contados, aunque casi despeja el peligro con un roletazo del encendido Marvin Martínez apto para doble play, frustrado por la jugada de bateo y corrido ordenada por Sandor que dejó quieto en segunda a Meza.

Las bases se llenaron con boleto a Oscar Cortés y cuando se esperaba lo peor, Silva ponchó consecutivamente a Wandley Ocón y Danny Calderón. Aunque la pizarra se movió 1-0 a favor de los rugidores, para los Indios, retirarse con solo una carrera en contra, fue una ganga.

  1. La fiera, indomable

Segundo zarpazo

En el cierre, un susto a Fernando Carmona, estimuló a la tribu. Con Robles circulando por boleto, Edgar Montiel colocó una pelota en la profundidad del center y left, que Calderón persiguió con “olfato” de sabueso y realizó la atrapada mata ilusiones.

En el inicio del cuarto inning, precisamente en el momento en que Braulio Silva después de sacar seis outs con siete bateadores, nos estaba haciendo creer que podía sostener un intrigante duelo con Carmona, fue golpeado por hit de Danny Calderón y doblete empujador de Johan Romero.

Estirando su ventaja 2-0, León estuvo a una pulgada de ir más allá, pero interceptando hit de Norlando Valle, el guardabosques derecho Robles mostró su escopeta sacando out en el plato a Romero en jugada cerrada, pero bien sentenciada, como lo certificó la revisión.

Esa mínima ventaja, no representaba la menor seguridad con el temor de ver cansarse el brazo de Silva. Archivo

Por fin el Bóer adelante

Nuevamente, el pesimismo cubría el campamento indio. ¿Cómo evitar quedar a la orilla de la fosa? parecía no tener respuesta. Un boleto a Juan Carlos Urbina, abrió las puertas a la esperanza.

Después de ponche a Dávila, el doblete de Jordan Pavón acercó a Urbina, instalando en segunda el posible empate. Sandor sin titubear, retiró a Carmona y llamó a Álvaro Membreño, quien ponchó a Brian Montiel para el segundo out.

Solo quedaba creer en Sandy, el noveno bate. Membreño se veía grande pero Sandy lo empequeñeció haciendo rebotar una pelota en la pared del jardín izquierdo por encima del brazo estirado de Norlando Valle, próximo a la atrapada, nivelando la pizarra 2-2. De inmediato, lo inesperado: un segundo error en fildeo de Marvin Martínez viendo pasar debajo de su guante el batazo de Bismarck Rivera, adelantó al Bóer por vez primera en la serie 3-2.

El factor de seguridad

Esa mínima ventaja, no representaba la menor seguridad con el temor de ver cansarse el brazo de Silva, y en el cierre del sexto, el Bóer agregó dos más para establecer el 5-2 que permaneció inalterable.

Hit de Brian Montiel, sacrificio de Sandy corriendo Luis Castillo, doble impulsador de Bismarck Rivera, el tercer error de Martínez, boleto intencional a Vásquez y elevado de Edgar Montiel hacia la izquierda, dejaron groggy al León, que frente a Jimmy Bermúdez y Adolfo Flores, no tuvo aliento para volver a rugir y terminó enjaulado, gimiendo.

Eduarw Jímenez y Wilber Bucardo trabajaron también desde la colina de los Leones. Con la serie 2-1, Fidencio y Wilton, esperan rematar a los Indios, aunque en béisbol, no hay nada escrito. Un triunfo indio hoy, enloquecería la final.