• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

Además de perder el clásico nacional contra el Real Estelí el fin de semana con marcador de 3-1, el Cacique Diriangén vio agudizada la peor crisis que ha tenido en el arranque de un torneo, con la separación de su director técnico Mauricio Cruz de una forma poco profesional, pues según cuenta, antes de que él lo supiera, ya lo sabía todo el mundo.

“La forma en que me enteré de mi separación del equipo no era la manera correcta, la obligación de ellos (directivos) era hablar conmigo. Yo me di cuenta antes del juego porque me llamaron de un medio y me dijeron que había jugadores que se habían prestado, junto con directivos, para que se perdiera el juego contra Estelí, hasta el score me dieron de 4-0. Le contesté a ese medio que no sabía nada al respecto y que si lo estaba haciendo la directiva estaba mal hecho, y le dije que no creía eso de los jugadores. Ese día el administrador iba ahí (en el bus hacia Estelí) y más bien se apartó, en vez de decírmelo”, dijo Cruz.

A pesar de haberse enterado de tal cosa, Cruz dijo que en ningún momento pensó en dejar abandonado al equipo y antes del partido contra el Estelí habló con los jugadores. “Les dije que yo había sido jugador y que siempre me gustó ganar. Como técnico soy ganador y me siento mal al abandonar el equipo. Les dije que era mi último juego y les hablé de que si se habían prestado a dejarse ganar un clásico estaban equivocados, porque en un partido así, además de jugarse el orgullo, era necesario sacar los tres puntos que nos podían devolver la confianza”.

Mauricio Cruz. Archivo \END

Cruz sintió que la plática con los jugadores iba a ser fructífera, pero igual ya había decidido que bajo ningún argumento podría continuar dirigiendo un barco en el que no estaban confiando en él.

Deuda

Aunque la junta directiva del Cacique Diriangén en ningún momento llamó al técnico para informarle de su despido, hay un punto que él dejó claro, y es que solo desea que le cancelen el dinero que le deben.

“La realidad es que me deben 7 meses de salario. Lo que pasó es que el equipo no está funcionando y la verdad es que en lugar de buscar cómo mejorar estaban invirtiendo menos plata. Este último torneo teníamos la mitad de jugadores nuevos y hubo problemas que evitaron el levantamiento del equipo. Cuando (los jugadores) querían huelga siempre me opuse, porque no era conveniente, sobre todo porque al no entrenar se pierde la condición física”, señaló Cruz.

Por otro lado, el profesor Mauricio Cruz dice que Andrés Cuadra, presidente del Cacique Diriangén, le garantizó que le van a pagar.

“Sergio (Salazar) es un administrador, no toma decisiones, yo creo que estaba solo, hay problemas con alimentación, atención a jugadores, lesiones y con las cuestiones de diario”, señaló.

“Yo ya me puse de acuerdo con Andrés. Voy a meter mi carta a la federación porque fui despedido y tengo que dejar constancia de que me estoy retirando, lo que pido es que me paguen lo que se me debe. Yo no tengo ningún problema, pero debo firmar un finiquito. Hablé con Andrés, pero debe quedar en la parte administrativa de la federación y dar un aval. Él dijo que van a pagarme lo que se me debe”, prosiguió.

Mauricio Cruz, Archivo\END

Asimismo, dijo que aunque Diriangén sea el equipo de sus amores está anuente a dirigir otro conjunto, porque él es un profesional: “Les deseo suerte, no quiero que desciendan y todavía tienen 10 partidos de la segunda vuelta para levantarse. No me iré como enemigo, porque es mi equipo, el único que he dirigido en Primera, pero si me toca ir a agarrar otro equipo acepto, no tengo ningún problema con eso”.

Al consultarle sobre las contrataciones de extranjeros que no han dado fruto en el terreno dijo que “ese es el recurso que vino y lo tenía que tomar, pedí jugadores centrodelanteros y me dijeron que no había plata. Sin esos extranjeros solo se hubiera jugado con nacionales, no se pudo traer gente del Saprisa, algunos de los que vinieron tenían más nivel que algunos juveniles, pero este no es un equipo que no pueda pelear. No es lo que hubiera deseado (estar en último lugar), pero después del campeonato, año con año tuve equipos nuevos y los viejos jugadores siempre tuvieron problemas con la plata y eso desgasta”, aportó el técnico.