• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Cuando Eddy Piñeiro entró al campo, pocos lo conocían. Cuando salió, era el héroe que dio un agónico primer triunfo a los Chicago Bears, el equipo de futbol americano de la NFL.

Con su gol de campo de 53 yardas (bastante largo para los estándares de la NFL), Piñeiro le garantizó a los Bears (Tha Bears, le llaman los fanáticos en Chicago), el primer triunfo de la temporada, ante los Denver Broncos.

El juego quedó 16-14, gracias a la patada de Piñeiro.

¿Pero quién es Piñeiro? Hasta hace 10 días era un perfecto desconocido. De 24 años e hijo de padre cubano y madre nicaragüense, todo estaba escrito para que fuese un talentoso beibolista, pero no. El joven no eligió ese deporte.

En la secundaria, Piñeiro jugaba al futbol... soccer, como lo hacía su padre.

Y hasta su último año de secundaria es que Piñeiro empezó a jugar futbol americano y tras una serie de desafortunados eventos entre los pateadores de los Bears, el joven de raíces nicaragüenses se ha quedado con el puesto de titular.

La vida de Piñeiro no ha sido fácil. Esta es su segunda temporada en la NFL. La anterior la jugó con los Oakland Raiders, donde las cosas no salieron tan bien.

Tras hacerse famoso por su gol de campo de 53 yardas, el pasado 15 de septiembre, las entrevistas sobraban y allí Piñeiro contó parte de su historia.

Disfrute de este contenido exclusivo de El Nuevo Diario en formato podcast:

Para practicar goles de campo, relató, manejaba durante 12 horas para ir a un campo en Alabama y luego dormía en su vehículo, porque no tenía el dinero para pagar un cuarto de hotel.

El joven es el primer nicaragüense en la historia en jugar en la NFL, relataban este lunes los narradores de la cadena ESPN cuando transmitían el juego entre los Bears y los Washington Redskins.

"Estoy muy orgulloso, soy el primer nicaragüense en la NFL", dijo Piñeiro a ESPN, al terminar el juego la noche del lunes.

En ese partido, Piñeiro llegó con la pierna lesionada, pero con ganas de anotar más goles de campo. El nicaragüense-cubano es el que más puntos ha hecho esta temporada para "Tha Bears", con 16.

En el juego del lunes le tocó patear dos veces. Falló un gol e hizo otro. Su equipo ganó.

"Quiero ser un gran pateador para respaldar a mi familia el resto de mi vida, para que ellos nunca más tengan que trabajar en sus vidas. Esa ha sido mi meta desde el día 1 y ellos han luchado tanto para darme todo y ahora es el momento en que les devuelva todo", dijo Piñeiro a la cadena NBC de Chicago.

Eddy Piñeiro celebra su gol de campo con los Chicago Bears. AFP/END

Pero Piñeiro ya era un héroe anónimo.

En 2017, él y su padre, también de nombre Eddy Piñeiro, recibieron el premio Servicio Policial de parte del departamento de policía de Gainesville.

Padre e hijo se ganaron el reconocimiento por ayudar a una mujer a escapar del abuso doméstico.

En su cuenta de Twitter, el jugador mantiene fijado un mensaje que refleja su fe en Dios.

"Si no crees en Dios, es mejor que empieces a creer que es REAL. Gracias Chicago", escribió el joven por quien pocos, casi nadie, daban un centavo hace apenas 10 días.

Las reglas básicas del futbol americano

En Nicaragua pocos practican el futbol americano.

Las reglas básicas son:

El partido tiene cuatro períodos de 15 minutos cada uno. Si hay necesidad de tiempo extra, el juego lo gana quien anote primero.

Las anotaciones consisten, principalmente en los llamados touchdowns (6 puntos), más una conversión (patada de un punto), y goles de campo (tres puntos). También se incluye el llamado "safety", que son dos puntos.

Eddy Piñeiro se abraza muy emocionado con uno de los entrenadores en los Chicago Bears. AFP/END

Cada equipo tiene un roster de 45 jugadores, de los cuales 11 por equipo pueden estar en el campo (ofensivos versus defensivos).

El equipo a la ofensiva tiene cuatro oportunidades para conseguir un primero y diez, es decir que en esas cuatro jugadas deben avanzar al menos 10 yardas para mantenerse a la ofensiva.

El campo de juego tiene 100 yardas, más las dos áreas de anotaciones, de 20 yardas cada una.