• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Antes de que se pusiera en marcha la presente campaña de Grandes Ligas, el mánager de los Yanquis de Nueva York, Aaron Boone, dijo sobre Jonathan Loáisiga que lo estaban “preparando como abridor”, y después lanzó una especie de vaticinio: “lo veo como abridor”.

Sin embargo, en la actual temporada, el nicaragüense ha participado en 13 juegos, diez de ellos como relevista. Este cambio podría deberse a la presencia de abridores con mayor experiencia en el equipo, pero también, y quizá en gran parte, a las estadísticas.

En tiempos en que cada movimiento en Grandes Ligas está precedido de un planteamiento basado en cifras, es muy probable que el cambio experimentado por Jonathan sea la consecuencia directa de un análisis estadístico.

El tirador nicaragüense ha lucido mejor como relevista que como abridor. Foto: Archivo/END

Y es que según sus registros en este 2019, a Loáisiga le ha ido muy bien entre el séptimo y el noveno episodio, caso contrario a lo que ha sucedido cuando le corresponde lanzar en las primeras entradas.

JONATHAN EL ABRIDOR

Como iniciador de juegos, Jonathan Loáisiga presenta un balance de cero victorias con una derrota y efectividad de 5.73 en once episodios a lo largo de tres aperturas. En total le han producido siete carreras limpias y le han conectado dos jonrones.

Los números indican que el nicaragüense suele sufrir en las primeras entradas. En el inning uno lanza para un terrible promedio de carreras limpias permitidas de 7.36, en el segundo tira para 6.75 y en el tercero promedia 4.50. En general, lanza para 6.17 en 11.2 episodios entre la primera y la tercera entrada.

Loáisiga realizó envíos de hasta cien millas por hora en su último relevo. Foto: Archivo/END

De sus tres aperturas, solo en dos llegó hasta el cuarto inning, periodo del juego en el que su efectividad es de 13.50. De esto se puede deducir que una vez que se enfrenta por segunda ocasión a la alineación del equipo rival, se vuelve más vulnerable, un factor nada favorable para un abridor.

LOÁISIGA EL RELEVISTA

Este año, Jonathan solo ha entrado una vez a lanzar el quinto episodio y no permitió carreras, mientras que en cinco juegos la ha tocado tener actividad en el sexto inning y su efectividad es de 2.25.

Asimismo, ha tenido acción cuatro partidos en el séptimo episodio (2.25), cinco en el octavo (0.00) y dos en el noveno (4.50). De tal manera que entre el séptimo y el noveno capítulo su efectividad global es de 1.64, porque permite solo dos carreras limpias en un total de 11.0 entradas.

1.64 es la efectividad de Jonathan Loáisiga cuando lanza entre el séptimo y el noveno inning. Foto: Archivo/END

En lo que va del año, Loáisiga acumula un récord de dos victorias sin derrotas como relevista, y una efectividad de 3.38, gracias a que en 18.2 entradas admite siete carreras limpias. En dicho recorrido otorga ocho bases por bolas, pero poncha a 22 rivales.

De tal modo que las cifras respaldan la decisión de los Yanquis de estar usando a Loáisiga como relevista, pese a que lo visualizaban como abridor.