• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

¿Cómo decidir quién mejor escritor entre Tolstoi y Balzac?, o mejor artista entre Leonardo y Miguel Ángel, o mejor General entre Aníbal y Escipión. Difícil no, terriblemente difícil, tanto como fijar ¿quién merece el Cy Young de la Liga Americana entre Justin Verlander y Gerrit Cole, los dos más grandes brazos de los Astros de Houston?. Lo ideal podría ser un empate, como ocurrió en 1969 cuando el zurdo cubano Miguel Cuéllar y el derecho Denny McLain, compartieron la distinción, pero con tantos agregados estadísticos en las valoraciones actuales, siempre se encuentran aspectos diferenciadores que resuelven las confusiones y las discusiones.

Ver a dos compañeros de equipo como Verlander y Cole en una batalla tan equilibrada y encarnizada por la excelencia en el pitcheo durante una temporada, podría no tener precedentes.

Confieso que mi memoria, envejecida, rodeada de telarañas, no alcanza para asegurarlo. Cole ha estado fantástico en este 2019, pero, lamentablemente para él, enfrente está Verlander, funcionando como un tranque, obligando a escarbar hasta el fondo de lo comparativo en busca de lo clarificador.

Cole inició muy lento

Ha sido tan emocionante y cerrada la lucha entre ellos, que llegan al final de la ruta, envueltos en un espeso suspenso. Gerrit Cole quién inicio lentamente la campaña moviéndose en la oscuridad, ganando un juego y siendo derrotado cuatro veces, no pierde desde el 22 de mayo, registrando 15 triunfos consecutivos con balance de 19-5 –un triunfo menos que los 20 de Verlander-, siendo líder en efectividad con 2.52, un pelito delante del 2.53 que muestra su compañero, y domina en ponches con 316 por 288 de Justin, quién presenta un mejor WAR, detalle de gran significado en estos días, menor porcentaje de bateo en contra, menos embasados y un juego sin hit ni carrera, el tercero que logra en su fulgurante trayectoria, que ya le proporcionó un Cy Young un Más Valioso en el 2011 como ganador de la Triple Corona. Lo más llamativo de ambos en este 2019, es que han estado persiguiendo esos tres lideratos que cuando se juntan, grafican la grandeza de un tirador. Pero, el uno ha “estorbado” al otro en ese intento. Cole en sus 32 aperturas, ha ponchado a 10 o más en 20 ocasiones, incluyendo sus recientes 8, con dos faenas de 14 y una de 15 en septiembre.

¿Los veremos en el cierre?

Con las series divisionales iniciándose el jueves 3 de octubre, es posible que Verlander pueda lanzar el sábado 28 contra los Angelinos sin Mike Trout, en tanto Cole ha sido anunciado para el domingo. Si Verlander no gana, aunque ponche a los seis que le hacen falta para entrar al Club de los 3,000, y lo hace Cole, obviamente apretando tuercas en defensa del puntito de oro en efectividad, empataría el liderato de triunfos con opción a la Triple Corona, algo que está fuera del alcance de Verlander por la clara diferencia en ponches (316-288).

Justin Verlander buscará en el cierre de la temporada su triunfo 21 del año. Archivo/END

Lamentablemente, para Verlander llegar a los 300 ponches por vez primera en su carrera, después de 290 el año pasado, demanda un gran esfuerzo que los Astros evitarían en las puertas de la postemporada. Los 36 años y medio de Verlander, pueden ser un inconveniente para que los Astros, con la mente puesta en la Serie Mundial, lo utilicen antes de la caída del telón, mientras con Cole, que tiene 29 y lanzaría un día después, no parece haber restricciones. Entre las posibilidades de cierre de campaña de Cole y Verlander, uno se pierde en el mundo de los acertijos. Se trata de una lucha por el Cy Young que va a decidirse en el último instante, con un Cole fantástico, y un Verlander difícil de tumbar