• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

De su cuarta apertura de la temporada, Jonathan Loáisiga salió cabizbajo, como quien súbitamente ha sido golpeado por lo fatal. No era para menos. Los Rays de Tampa Bay lo habían asaltado con cuatro imparables, entre ellos un cuadrangular, echándole a perder en tan solo el primer episodio una presentación con la que esperaba asegurarse un puesto en la postemporada. Quería lucir bien y acaso ganar, pero lució mal y hasta perdió. Otra vez flaqueó en el primer episodio.

Loáisiga, autor de tres sólidos relevos antes de su trabajo de anoche, subió al montículo en medio de grandes expectativas y consciente de estar frente a una oportunidad de alto valor. Sin embargo, tan rápido como un parpadeo, sus ilusiones fueron golpeadas. Con cuenta de dos lanzamientos malos y ninguno bueno, le ofreció una de sus veloces rectas al primer bate, Joey Wendle, quien al chocar la pelota con un swing violento, la envió al otro lado del jardín central, pintando el 1-0 inicial.

Luego, todavía aturdido, Jonathan admitió sencillo del siguiente rival, Austin Meadows, y aunque después ponchó a Travis d’Arnaud, el coreano Ji-man Choi lo descifró con otro hit al bosque derecho. Con dos corredores en circulación, dominó al venezolano Avisail García, pero no pudo evitar la estocada de Brandon Lowe, quien con otro indiscutible puso la pizarra 2-0. El nica, golpeado por una realidad muy distinta a sus planes, cerró la entrada ponchando a Matt Duffy, cuando ya el daño estaba hecho.

No volvió para la segunda entrada y la ofensiva de los Yanquis jamás despertó, así que fue para su cuenta la derrota de su equipo con pizarra de 4-0 ante los Rays.

Cifras en contra

Según sus registros, a Jonathan Loáisiga no le va muy bien cuando lanza el primer episodio de un juego, tanto que luego de su presentación de ayer, su efectividad es de 9.64, como consecuencia de permitir cinco carreras limpias en 4.2 entradas.

De su cuarta apertura de la temporada, Jonathan Loáisiga salió cabizbajo. Archivo/END

El 3 de abril, en su primera apertura del año, retiró a los tres bateadores que enfrentó de los Tigres de Detroit en la primera entrada, y una semana después ponchó a los tres artilleros de Houston que le correspondió encarar en el inicio de juego.

Sin embargo, el 8 de mayo, los Marineros le fabricaron una carrera en el primer capítulo del encuentro, y el 15 de agosto, cuando entró en relevo de Chad Green en la primera entrada de un juego contra los Indios de Cleveland, Roberto Pérez le conectó un jonrón de dos carreras. Anoche volvió a fallar en el primer inning.

En general, luego del revés sufrido este miércoles, Jonathan presenta un balance de dos victorias y dos derrotas, con una efectividad que pasó de 4.25 a 4.70. Llegó a 36 ponches en la temporada y a 31 imparables permitidos, entre ellos seis jonrones.