• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Sentado en el banquillo de los entrevistados, Sandor Guido luce tan seguro como cuando se posicionaba frente al cajón de bateo. Se acomoda y de inmediato se declara listo para responder a las preguntas, incluso, aquellas con apariencia de envíos de 100 millas por hora.

Desde todo lo relacionado a su actual éxito en el beisbol nacional, hasta su constante petición al ya fallecido Noel Areas, pasando por la razón que lo llevó a desear convertirse en mánager y su opinión sobre los mejores primeras bases de la historia de Nicaragua, Sandor Guido se confiesa sin titubear.

De respuesta en respuesta, el actual mánager campeón del Pomares Sub-23, de la Liga Profesional de la Serie Latinoamericana y del Pomares “mayor”, se muestra sincero y directo.

Después de tanto éxito en su primer año como mánager, ¿tiene temor de que llegue el fracaso?

Sé que en cualquier momento podría perder algún título, y seguro estaré listo para asimilarlo. Ya como pelotero, me tocó ser campeón unas veces y en otras ver al rival coronarse, así que en cierto modo estoy acostumbrado. Por ahora disfruto de mi éxito, porque solo Dios sabe cuándo terminará.

¿Qué piensa de que la gente ahora lo compara con Noel Areas?

Simplemente creo que no hay comparación, don Noel ha sido el mánager más exitoso del país y con sus logros escribió una historia incomparable. Yo estoy empezando a escribir la mía, pero no hay forma de compararnos.

¿Pero usted se considera su heredero?

Creo que sí, desde la perspectiva de que soy leonés, y sobre todo ahora que estamos ganando, porque él siempre fue un ganador. Seguro le ha gustado vernos triunfar en los últimos torneos.

A propósito de éxitos, ¿durante este año de títulos cuáles han sido las personas que le han servido como factor de inspiración?

Mi padre, a quien perdí desde hace muchos años y me ve desde el cielo; mi abuelita y una tía abuela, que fueron las primeras en llevarme a un estadio; y por supuesto, don Noel, quien siempre estuvo conmigo en el beisbol y a quien, antes de cada torneo le pido que nos ilumine y desde el cielo nos dé su aporte para ganar.

Desde el rol de mánager, Guido retornó a León a la cima del beisbol nica. Archivo/END

Cuando le dieron las riendas del León Sub-23, ¿se imaginó que lograría tanto en tan poco tiempo como timonel?

Me imaginé que podía empezar a construir un futuro como mánager a través del aprendizaje durante el “Pomarito”, pero no que ese torneo sería el comienzo de tantos logros. Los buenos resultados empezaron a darse poco a poco.

¿En qué momento se convenció de convertirse en mánager?

Cuando en mis últimos años como pelotero observé que el equipo (León) no ganaba. Había dentro de mí un deseo de ayudar a la conquista de un título de alguna manera, y ser mánager era una de ellas. Nunca me propuse para el puesto, ellos (directivos) me buscaron, quizá no creyendo que lograríamos todo esto, sino para probarme.

De los cuatro títulos conquistados, ¿por cuál siente más aprecio?

Por todos siento un cariño especial. El Pomares Sub-23 porque fue mi primera corona, la Liga Profesional por el nivel y la importancia que tiene en el país, la Serie Latinoamericana porque fue mi primer título internacional y el Germám Pomares porque León tenía 16 años de no ganarlo, y por lo complejo que es conquistarlo debido a su duración.

Antes de ser el mánager exitoso de ahora, usted fue primera base de la selección y de León, ¿en qué lugar se ubica entre los mejores inicialistas del país?

Después de Nemesio, soy el mejor primera base que he visto. Hay otros inicialistas con mejores números que los míos, pero esto es lo que yo pienso. Estoy entre los mejores y en mi tiempo fui el mejor, los 16 años en la selección nacional hablan de mi calidad. Hay nombres como el de Calixto Vargas, pero no tuve la oportunidad de verlo. No pretendo menospreciar a nadie, solo doy mi opinión de lo que he visto.

Desde su perspectiva, ¿cuál es la realidad de la posición “primera base” en la selección nacional?

Desde mi salida se ha improvisado. Se ha trabajado con Wuillians Vásquez, quien es un excelente pelotero y ha hecho un gran trabajo. En su momento pensé que Moisés Flores iba a explotar sus cualidades, igual me pasó con Iván Hernández. Creo que hay que formar a alguien que nos ayude desde joven.

¿A quién visualiza como el próximo primera base de larga duración?

Creo que Enmanuel Meza, porque es joven, responde a la ofensiva y tiene muy buena defensiva. Si trabaja duro y se mantiene en forma, puede convertirse en un inicialista de muchos años.

Sandor Guido. Archivo/END

A propósito de selección nacional y de la conquista de la medalla de bronce en los Panamericanos, ¿se considera listo para dirigir al combinado nicaragüense?

Sería grandioso y creo que puedo ser útil. Ya tuve la oportunidad en Perú y gracias a Dios logramos un resultado positivo. Mientras me llega la oportunidad, seguiré aprendiendo y adquiriendo más experiencia como parte del cuerpo técnico.

¿Cuál es el siguiente paso en la carrera del mánager Sandor Guido?

Tengo dos misiones para los siguientes meses: guiar a León al bicampeonato en el Pomares Sub-23 y repetir el título en la Liga Profesional.