•  |
  •  |
  • END

Listin Diario / Santo Domingo

El avance ofensivo de Albert Pujols es increíble, es aplastante. Su última arremetida fue con dos jonrones y seis empujadas, en la victoria de San Luis 12 por 5 ante Kansas City. Pujols tiene ahora 26 cuadrangulares, manteniendo su proyección para más de 50 jonrones, y sus 68 impulsadas lo proyectan para un total de 140. Si hubiese votación en estos momentos sería el MVP de la Nacional, sin lugar a dudas, pues se mantiene como el bateador más ofensivo de ambas ligas. En el mes de junio, el dominicano de 29 años de edad tiene promedio de .304, 10 jonrones y 26 remolques, cuando todavía le quedan unos 8 días para sumar algo más.

Aprovecho para recordar que Pujols está en el sexto año de un contrato de siete campañas por 100 millones, el cual finaliza en 2010. Los Cardenales tienen una opción de 16 millones para 2011, pero es probable que antes de eso haya una renegociación y un nuevo pacto por más largo plazo. Su juventud, su calidad y su consistencia así lo mandan.

Por otro lado, es justo destacar, igualmente, que David Ortiz sigue teniendo un mes de junio de maravillas pues está recuperado en todos los renglones.Digamos, por ejemplo, que ayer disparó su sexto jonrón del año y quinto de junio, luego de haber pegado solo uno en los dos primeros meses (en el mes de mayo). Además, Ortiz batea .308 este mes con 12 empujadas, lo cual es buena noticia.. Su cuadrangular fue por vía contraria, entre left-center, y ese factor también le devuelve gran confianza.

Mientras tanto, sigue la expectativa alrededor del silencio de Sammy Sosa luego que The New York Times lo citara como positivo en los exámenes de esteroides de 2003. ¿Dónde está Sammy, en Miami, La Romana, en su apartamento del Malecón Center, en Barbados, las Bermudas, Europa? Ni sus abogados ni sus asesores o amigos han querido hablar, y es mucha la gente que piensa que lo mejor para el dominicano es que dé la cara...¿Qué tipo de estrategia estarán analizando? Tal vez el problema sea mayor cuando se involucra el asunto del Congreso y su declaración jurada del 2005. ¿Qué harán Sammy y sus asesores? La respuesta, necesariamente, seguirá en espera pues su supone que el silencio no será para siempre.