Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Sin saber qué le espera mañana, o en cualquier momento, dada la incertidumbre que lo rodea como lanzador de los Rangers de Texas, el derecho pinolero Vicente Padilla abre hoy contra el que fue su primer equipo, los Cascabeles de Arizona, que lo involucraron en un sonado cambio para poder conseguir la escopeta derecha de Curt Schilling, sacado de los Filis.

Sin la menor preocupación para ocultar sus intenciones, los Rangers han mostrado interés por salir de Padilla, y llevaron la situación al extremo, colocándolo en oferta. De no ser por el costo de 8 millones de dólares que significaba tomar a Padilla por el resto de la temporada, el intento pudo haber adquirido forma, pero tal como estaba previsto, ningún equipo levantó la mano, y los de Texas tuvieron que mantenerlo en la rotación.

Asimilando ese golpe bajo, obviando las críticas a veces “envenenadas” de ciertos cronistas en Arlington y Dallas, mostrando frialdad y madurez, Padilla continuó haciendo su trabajo, manejando combinaciones de lanzamientos, reduciendo su poder a 93 y 94 millas, con disparos ocasionales de 95 y algunos, ahora raros, de 96.

En la página de los Rangers se habla de la búsqueda de un abridor, y se menciona fuertemente a Brad Penny, de los Medias Rojas, necesitados de bateo que Texas puede proporcionarles. Lo extraño ha sido la falta de sentido práctico de la Gerencia de Texas, incomodando a Vicente, quien atraviesa por el último año de su contrato de casi 34 millones.

Con tres meses por delante, unos seis millones de dólares pendientes de pago por media temporada, y la seguridad de verlo desembocar en la pista de los agentes libres, es difícil, muy difícil, que Padilla pueda salir de Texas, a menos que un equipo en la pelea considere que necesita un aporte que el nicaragüense pueda ofrecer, lo cual tampoco se ve muy viable.

En busca de su sexta victoria, Padilla va hoy contra el peor equipo del Oeste en la Liga Nacional, alejado 17 juegos de los Dodgers, pero en la colina de enfrente tendrá al derecho de 29 años Dan Haren, con llamativo balance de 6-4, una brillante efectividad de 2.23, y la cifra de 96 ponches en 101 entradas, por sólo 13 bases por bolas en 14 aperturas, y cinco triunfos en sus recientes seis faenas.

Un dato adicional que nos advierte el peligro es que en sus últimas cinco actuaciones Haren no permite más de dos carreras, lo que obliga a Padilla a un trabajo de dominio más esforzado, muy superior al 4.79 en carreras limpias que muestra al lado de su registro, que es de 5-3 a lo largo de 71 entradas y un tercio.

Un sexto triunfo de Padilla esta noche sería alentador. Él necesita pisar el acelerador y mostrar consistencia en la segunda mitad de temporada para ser un material que provoque interés, antes de incursionar como agente libre por vez primera en su carrera.


dplay@ibw.com.ni