•  |
  •  |
  • AFP

España, gran favorita para ganar la Copa Confederaciones, cayó de forma sorpresiva en semifinales ante Estados Unidos por 2-0, hoy en Bloemfontein, poniendo fin a una serie de 15 victorias seguidas y 35 partidos sin derrota de la 'Roja'. Los dos tantos del partido fueron anotados por Jozy Altidore, en el minuto 27, que significó el gol número 300 de la historia de la competición, y Clint Dempsey, en el 74, tras un fallo infantil de Sergio Ramos, que paró el balón, se entretuvo y el centrocampista del Fulham remató desde cerca.

"Este es un pequeño accidente del fútbol, pero hay que mirar el futuro con optimismo", expresó el técnico español Vicente del Bosque. España no se vio cómoda en la fría noche de Bloemfontein, y Estados Unidos fue el dueño absoluto de la primera parte, metiendo mucha presión a lo largo de la cancha, imprimiendo mucha rapidez a sus acciones y construyendo peligrosos contragolpes.

España merece respeto de Estados Unidos
"Para nosotros es una gran noche. Los jugadores trabajaron duro. España es un equipazo que nos merece todo el respeto, pero sabíamos que iba a ser un gran desafío y que íbamos a tener nuestra oportunidad", comentó Bob Bradley, DT norteamericano. El primer susto para España llegó en el minuto 7 con un remate de chilena de Charlie Davies, que se marchó fuera por poco.

En la siguiente jugada, fue Clint Dempsey el que creó peligro con un disparo desde fuera del área, que rozó uno de los postes (9). Los campeones europeos respondieron un minuto después con un disparo lejano de Cesc Fábregas, que también se fue alto por poco (10), y un remate de Torres en la siguiente jugada, que tampoco fue a portería (11).

Pero España no era la misma que en otros partidos y estaba a merced de la velocidad de los norteamericanos, que lograron con toda justicia el primer tanto en el minuto 27. El gol llegó en una jugada desgraciada en la que Xabi Alonso le quiso quitar el balón a Dempsey, pero al tocarlo se lo envió a Altidore, quien se deshizo del marcaje de Joan Capdevila, protegiendo la pelota con su cuerpo, y se quedó solo ante Iker Casillas para batirlo por su derecha. La cara de España cambió al inicio de la segunda parte y comenzó a crear todo el peligro que no había llevado en el primer tiempo.

No hubo marca de penalti

David Villa lanzó un peligroso disparo que despejó con dificultades Howard (49), y después llegó un remate Xabi Alonso que se fue alto por poco (50). En uno de los ataques, el árbitro uruguayo Jorge Larrionda no se atrevió a señalar penal por un empujón a Xavi Hernández en el minuto 54. La 'Roja' siguió sacando todo el juego que no había exhibido en el primer tiempo, y en los minutos 65 y 66 Sergio Ramos tuvo dos buenos remates desde la derecha y sus disparos fueron sacados cerca de la línea por Howard y Jonathan Spector.

Pero cuando mejor estaba jugando España llegó el segundo tanto estadounidense, en un contragolpe que condujo Landon Donovan, centró desde la derecha, Gerard Piqué no acertó a despejar y Sergio Ramos se entretuvo. Dempsey metió el pie y anotó el segundo gol. A tres minutos del final, Estados Unidos se quedó con diez hombres por expulsión de Michael Bradley, hijo del seleccionador, que se perderá la final, por una dura entrada a Xabi Alonso. "Hiceron un trabajo defensivo increíble, todo les salio a la perfeccion. La verdad, eran una pared. Ellos estuvieron a nuestra merced, el fútbol lo puso España", resumió Xavi.

Estados Unidos se medirá en la final del domingo con el vencedor del partido que disputarán Brasil y Sudáfrica mañana en Johannesburgo, mientras que España deberá jugar por el tercer puesto ese mismo día en Rustenburgo.