•  |
  •  |


La habilidad de Everth Cabrera con el madero va mejorando cada día, cómo negárselo si desde su regreso a los Padres de San Diego tiene promedio de .353, con seis hits en 17 turnos, un triple, cuatro anotadas, tres empujadas y dos bases robadas

Pero hay momentos, como ayer ante los Marineros --a pesar que se fue de 3-1--, en que aún se nota que debe hacer algunos ajustes cuando se trata de hacer swing a lanzamientos de rompimiento.

En su primera aparición disparó sencillo abriendo tanda en el tercer episodio frente al abridor Brandon Morrow, pero casi de inmediato fue víctima de una jugada para doble play cuando Tony Gwyn Jr. intentó tocar la pelota y puso un elevado que tomó el pitcher y él mismo fue a pisar la primera base.

Los Padres perdían 3x2, pero empataron en el quinto, precisamente cuando Cabrera con hombres en segunda y primera y un out, se ponchó con dos sliders que le lanzó Morrow. El primero rompió hacia adentro para el perfil zurdo y el otro cayó de forma precipitada frente al home y el nandaimeño no pudo encontrarla. Fue su cuarto ponche desde su retorno. En su último turno falló en elevado al jardín izquierdo en el octavo episodio. Dejó su promedio en .333, mientras los Padres caían 4x3 ante los Marineros por un jonrón decisivo de Franklin Gutiérrez.

En las menores, Dwigth Britton reapareció con los Marineros Pulaski en la Liga Rookie y en sus dos primeros partidos resume de 6-1, para un average de .167, y las cinco veces que falló fue por la vía del ponche.