•  |
  •  |
  • END

Nuevo Día de Puerto Rico
Glen Johnson, un ex campeón semicompleto jamaiquino que cuenta con victorias sobre Roy Jones Jr. y Antonio Tarver, puede tener la clave para una posible victoria de Félix “Tito” Trinidad el 19 de este mes en el Madison Square Garden.

Johnson, quien tiene ya 38 años, se enfrentó a Jones el 25 de abril de 2004, cuando debía hacer su primera defensa del cetro de la FIB frente al famoso peleador norteamericano, que a su vez venía de caer en dos asaltos ante Antonio Tarver y buscaba con desespero un triunfo --y un cetro-- que le pusiera nuevamente en camino de una revancha con su victimario.

Desgraciadamente para Jones las cosas no salieron como él lo esperaba: Johnson le tuvo a la defensiva en gran parte del combate e iba ganándole por decisión cuando, por último, lo acorraló contra las cuerdas y lo noqueó en el noveno asalto.

Glen Johnson, 46 victorias, 11 derrotas, dos empates y 31 nocauts
Al igual que Trinidad, Johnson mide 5’11” de estatura, pelea a la derecha y busca imponerse a base de presión y pegada.

Pero tanto él como su entrenador --el cubano radicado en Miami, Orlando Cuéllar-- opinaron que el boricua tiene las de perder.

Cuéllar y Johnson viajarán a Atlantic City, Nueva Jersey, donde Johnson tiene señalado medirse al veterano peleador colombiano Hugo Pineda --un ex retador de “Tito” en las 147 libras--, en una pelea a diez asaltos que formará parte de la cartelera de Showtime que será estelarizada por Paul Malignaggi, el campeón junior welter de la FIB, ante el camerunés-canadiense Herman Ngoudjo.

El Nuevo Día habló con Cuéllar y su peleador.

¿Cuál fue la clave para que Johnson le ganara a Roy Jones?
Orlando Cuéllar: Hacía tiempo yo le dije a Glen que él tenía el estilo perfecto para ganarle a Roy Jones. Y se lo dije cuando Roy Jones estaba en su apogeo. Recuerdo que él me preguntó: “¿Tú crees?” Y yo le dije: “Oficialmente”.

Entonces me pidió que le explicara cómo.

Le dije que lo primero que se necesitaba era tener un tremendo jab, como un pistón, porque Roy era como una cobra, un peleador que lo que está esperando es que uno pare su movimiento, para él tirar sus golpes bien rápidos. Para evitar eso, uno no puede parar su movimiento nunca, y la manera de hacer eso, en el centro del ring, es tirando el jab todo el tiempo, pero con consistencia.

A la cara, al pecho, a la barriga. A Roy no le gusta que lo ataquen, porque eso hace que él se salga de su posición. Pero Glen también necesitaba tener una defensa sólida: tenía que pelear enconchado, bajando la quijada, subiendo las manos y haciéndose chiquito. Desde esa posición podía lanzar el jab y llevar a Roy contra las sogas.

Una vez que lo tuviera en las sogas, podía maltratarlo, pero siempre tirándole principalmente al cuerpo, aunque podía buscar darle uno o dos toques a la cara. Jones es muy escurridizo en los golpes arriba, pero lo único que no puede mover cuando está en las sogas es el torso. Y, claro, para hacer este tipo de pelea necesitaba una condición física suprema.

Glen, ¿tú crees que “Tito” será capaz de emular el estilo que tú utilizaste en esta pelea?
Glen Johnson: Si pudiera hacerlo, eso sería una gran ventaja para él. Estoy seguro de que él ha venido observando el “tape” de mi pelea con Roy Jones y, si pudiera pelear así, yo diría que tendría una buena oportunidad de obtener la victoria.

Pero, para ser sincero, yo nunca he visto a Trinidad peleando de esa manera. “Tito” tiene buena potencia, pero pelea muy erguido... y, en el pasado, Roy ha tenido mucho éxito contra ese tipo de peleador. Creo que Jones va a resultar demasiado rápido para él.

¿Cuáles son las principales características de Jones?
Orlando Cuéllar: La defensa de Roy Jones es como la de un acróbata. Él tira sus golpes y ni él mismo sabe dónde van a caer sus pies. Hay boxeadores profesionales que uno puede entender bien, porque tienen un patrón definido. Tienen patrones de combinación y descanso. Pisan con el pie izquierdo y caen para la izquierda. Pero Jones no tiene un patrón definido, porque lanza golpes de todos los ángulos. Es puro reflejos. En ese sentido se parece un poco al estilo que tenía Naseem Hamed.

Glen Johnson: Lo grande de Roy Jones era su gran habilidad atlética porque, en realidad, no tenía muchas habilidades boxísticas. Hacía muchas cosas que ningún entrenador le enseñaría a su boxeador, pero era tan rápido que se salía con las suyas. Su tiempo de reacción era dos segundos más rápido que el de uno. La razón por la que las cosas no le están saliendo tan bien ahora es porque él sigue haciendo lo mismo que antes, pero no tiene la misma velocidad.

¿Y “Tito” no podría aprovechar eso?
Glen Johnson: Es que Trinidad no ha sido nunca un tipo muy rápido y ahora va a estar peleando en un peso más alto. Él lo que sí tenía es que era fuerte y certero. Y de acuerdo a lo que vi en su última pelea con Winky Wright --que es por la única que pudiera dejarme llevar--, él sigue fuerte, pero ha perdido precisión en sus golpes. Roy Jones tiene manos más rápidas: ahí se resume todo.

Orlando Cuéllar: Al contrario de Roy, Tito tiene un estilo que se conoce como “text book”. Es el estilo clásico de un peleador. Los tres o cuatro golpes los tira muy bien... lo hace todo bien. Y, si puede conectar esa izquierda en gancho, le puede hacer daño a Roy Jones, o quizás hasta noquearlo. Pero, por mucho que siempre he admirado a “Tito” y desearía que ganara, si yo fuera apostador le pondría mi dinero a Roy Jones.

Por último, ¿cómo esperan ustedes que se desarrolle la pelea?
Orlando Cuéllar: A estas alturas de su carrera, Roy Jones es igual que Bernard Hopkins: piensa más en la defensa que en la ofensiva. Estoy seguro de que Roy Jones en ningún momento se le va parar al frente para cambiar golpes con él, dado que en sus últimas peleas su quijada le ha fallado, y malamente. Ni él mismo puede estar muy seguro de su quijada.

Por eso, al igual que Hopkins, va a hacer una pelea de contragolpeo. Estoy seguro de que si él esquiva 40 golpes de “Tito” en un asalto, y “Tito” le pega uno y él le pega dos... Roy Jones va a estar muy contento. Y va a estar llevando todo el tiempo esa contabilidad en su cabeza.

Tal vez cuando la pelea vaya avanzando y el otro se vaya apagando un poco, Roy se ponga un poco más agresivo, pero yo no creo que él noquee a “Tito” ni que “Tito” lo noquee a él. Por ese mismo estilo que va a estar usando Roy, no creo que vaya a ser una pelea muy emocionante. Roy va a ganar una decisión y va a estar muy conforme con ganar por decisión.

Glen Johnson: Yo no creo que Roy vaya a noquear a “Tito”, aunque... hay que ver. Bernard Hopkins lo noqueó, y Roy Jones es un poco más fuerte que Bernard Hopkins.

Pero no sé si, a estas alturas, a Roy Jones sigue quedándole lo suficiente como para poder noquear a alguien.