•  |
  •  |
  • END

Lanzando bajo presión, Vicente Padilla parece agigantarse. De alguna manera, la subestimación de los ejecutivos de Texas lo obligó a activar ese volcán que tiene por dentro. Y el más satisfecho con lo que está viendo del tirador pinolero es el manager Ron Washington. “Veo que se está poniendo mejor cada vez que toma la pelota”, dijo el miércoles al finalizar el juego, después que Padilla superó al líder en efectividad de la Liga Nacional, y líder en aperturas de calidad, con 14, Dan Haren.

En la nota de Jeff Wilson, publicada por el Dallas Morning News, se apunta que era necesario un pitcheo como el de Padilla para cortar la racha de cinco derrotas que llevaba Texas, frente a un rival como Haren, destacando que Vicente trabaja para 2.16 en carreras limpias durante sus últimos cuatro juegos.

Después de lanzar tres juegos trabajando 23 entradas, permitiendo sólo cuatro carreras limpias, con victorias sobre Medias Blancas y Ángeles, y faenas consecutivas de un hit, Padilla se encontraba en su mejor momento de la temporada, cuando el 17 de mayo fue enviado por 15 días a la lista de inhabilitados, perdiendo unas tres aperturas.

“Si él y Millwood siguen funcionando, podemos llegar largo. Con ellos el equipo se siente bien respaldado”, manifestó Ian Kinsler, en tanto Vicente se limitó a decir: “Cuando un equipo lleva cinco derrotas, es bueno conseguir la victoria. Mi bola rápida volaba y eso me agrada”.

Eso fue lo más impresionante, verlo realizar disparos con velocidad superior a las 95 millas, incluso en el séptimo inning, demostrando estar realmente restablecido y listo para las exigencias de la segunda mitad de temporada.

Aunque se dice que pase lo que pase, Vicente no seguirá con los Rangers, no hay nada escrito, mucho menos en estos momentos en que las valoraciones para fijar salarios se balancean cuidadosamente, y que hay pitcheres de primera línea como Lee y Bedard debajo de los 8 millones por temporada.