Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |
  • END

La confianza del manager de los Padres, Bud Black, en Everth Cabrera ha ido creciendo en los últimos partidos y la forma idónea de saberlo es que ayer, por primera vez desde que está en las Mayores, ubicó al nandaimeño como primer bate y short stop ante los Marineros de Seattle, que derrotaron a San Diego 9x3.

Cabrera ha estado como noveno, en los juegos interligas, octavo cuando los partidos son en la Liga Nacional, pero Black decidió sentar a Tony Gwynn Jr., que estaba funcionando como primero en el orden y enviar al nica en esa posición.

El pequeño acorazado se fue de 4-1, falló dos veces en rola a la tercera base en el primero y quinto inning, disparó hit en el tercero, que puso una buena posibilidad para que anotara San Diego con corredores en segunda y primera sin out, porque antes Henry Blanco conectó sencillo, pero no pasó a más.

Finalmente recibió boleto en el séptimo y falló en batazo a segunda en el noveno, mientras dejaba su promedio en .324, con 11 inatrapables en 34 visitas al plato. El héroe del partido fue Ichiro Suzuki, quien estuvo a punto de batear el ciclo después de abrir el juego con un jonrón por el jardín derecho.

En las menores, Ofilio Castro regresó con los Senadores de Harrisburg en Doble A, y lo hizo en serio ante el New Britain. Se fue de 4-3 ayer con dos dobles, dos remolques y una carrera anotada que le permitió mejorar su average a .300 puntos.

El jugador de los Nacionales de Washington estuvo fuera por una herida que sufrió hace más de una semana, y volvió el 23 de junio bateando de 2-1, con una anotada y una base, el 24 lo hizo de 5-1, pero ayer se excedió.

Ofilio llegó por primera vez en la temporada a .300 de promedio, con un repunte extraordinario en sus últimos diez juegos, en los que conecta 17 hits en 32 apariciones, para un .531 de average en ese trayecto.