•  |
  •  |
  • END

EL PAÍS
A falta de dos jornadas para que se llegue a la mitad del campeonato, las estadísticas de la Liga española revelan que el Madrid es un líder muy consistente. Ningún equipo en la última década, salvo el Barça de la temporada 2004-05, el que consiguió el doblete de Liga y Champions, había llegado a los 41 puntos a estas alturas de la competición. Con 13 victorias, dos empates y sólo dos derrotas, es el mejor Madrid de los últimos 15 años.

Los de Schuster, un equipo sin medida. Que el líder de la Liga sea el máximo goleador es habitual. Pero que sea también el que más remates recibe y al que más veces llega a portería no es tan frecuente. Y es que el equipo de Bernd Schuster figura entre los primeros puestos en casi todos los apartados, los positivos y los negativos.

Ha marcado 37 goles, más que ninguno. Pero también ha sufrido, junto con el Betis, más remates que nadie (255). Su portero, Casillas, es el que más paradas ha tenido que hacer (71), por encima incluso de Storari, portero del Levante, el colista del campeonato. Y el cuadro madridista es el que más veces recupera la pelota (983), pero también el segundo que más veces la pierde (1,361).

Puntería blanca. Sin embargo, si hay un dato que ejemplifica el juego del Madrid es el de los remates realizados por cada gol marcado. Porque el fútbol que practican los de Schuster, más que caracterizarse por su preciosismo, se define por su contundencia. Las estadísticas reflejan que el entrenador alemán dispone de unos delanteros que, con muy poco, les basta para definir. El Madrid necesita menos de seis remates para hacer gol (5.9). La puntería de los blancos es muy superior a la del resto de los equipos de la Liga.

El Barça, por ejemplo, tiene que intentarlo más de ocho veces de media antes de poder celebrar un gol. Raúl y Van Nistelrooy, con ocho tantos cada uno, figuran entre los ocho mejores artilleros del campeonato. No hay una pareja de delanteros tan prolífica. Robinho o Sneijder, con cinco cada uno, destacan también en un equipo que casi todo lo que toca lo convierte en gol.

Xavi e Iniesta sostienen al Barça. El estilo del Barça no ha sufrido cambios desde la llegada de Frank Rijkaard al banquillo azulgrana, en la temporada 2003-04. El fútbol de toque sigue imperando en el Camp Nou. Igual que la temporada pasada, el Barça sigue siendo el equipo que ha gozado de más tiempo con la pelota en su poder (555 minutos), por delante del Madrid (447). Gracias a esa capacidad para conservar y administrar el balón, el conjunto catalán es el que menos disparos en contra ha permitido (142) y, a la vez, el que más remates ha realizado sobre la portería contraria (262). Y buena parte de las ocasiones de gol que genera, pasan por las botas de Xavi e Iniesta. Son los dos internacionales españoles los que sustentan el juego azulgrana.

Xavi se ha erigido en lo que se ha disputado de campeonato como el futbolista más intervencionista de toda la Liga. Su movilidad en el centro del campo y su capacidad para aparecer allí donde se le requiere lo convierten en el futbolista más activo del campeonato, con 1,560 acciones de juego, seguido de Senna, medio centro del Villarreal (1,509). Una categoría en la que Iniesta figura en la cuarta posición. Xavi es, además, el pasador más fecundo. Con 1,160 pases acertados, lidera esta categoría, en la que Iniesta aparece también en el cuadro de honor, en el tercer puesto. Son los dos futbolistas que lideran al Barça. Y el argentino Messi, con ocho tantos, el que mejor se aprovecha de ese dominio.