•  |
  •  |
  • END

¿Quién no hizo cálculos alrededor de una final España-Brasil? El equipo líder en el actual ranking mundial, cabalgando sobre una racha impresionante -impensable en estos tiempos de tanta agitación competitiva-, frente al equipo de más historia, ganador de cinco Copas del Mundo, dueño de una reputación forjada a hierro y fuego.

Sólo existía el temor que Italia se cruzará en el camino, ganando el llamado Grupo de la Muerte, y obligando a un España-Brasil en semifinales, pero los Azurri se hundieron perdiendo con Egipto y fueron empujados al abismo en un insospechado triple empate, que aseguró el pasaporte de Estados Unidos.

Después de ver un desequilibrado Brasil-Italia, creció más la expectación sobre el duelo soñado España-Brasil, el que le proporcionaría verdadera grandeza a esta desteñida Copa, solamente atractiva por lo sorprendente: Italia de rodillas ante Egipto, España derrotada por Estados Unidos, y Sudáfrica haciendo sufrir infernalmente a Brasil.

Así que ha sido una Copa frustrante, con España dominando un grupo de segunda clase antes de ser golpeada por la terquedad, el orden y el contragolpe de Estados Unidos, y Brasil, titubeante frente a Egipto y en dificultades para poder vencer a Sudáfrica con el cañonazo de Alves, sobreviviendo contra el reloj.

Mañana, España-Sudáfrica por el tercer lugar, el juego sin interés, y la imprevista final Brasil-Estados Unidos, cerraran esta Copa Confederaciones.