•  |
  •  |
  • END

De diferentes maneras, Everth Cabrera está ejerciendo presión. Anoche, en una estrepitosa derrota de los Padres ante los Rangers 12 por 2, con Kevin Millwood edificando su triunfo 8 por 5 reveses, Cabrera fue golpeado dos veces, logrando anotar una carrera como primer bateador del quinto inning.

Aunque falló dos veces, una frente a Millwood –quien le propinó los dos golpes- y otra en el noveno contra Doug Mathis, el paracorto pinolero se mantuvo sobre los 300 puntos, consecuencia de 11 imparables en 36 turnos a lo largo de 12 juegos, mostrando ahora 306 como promedio.

Con conteo de 1-1, Cabrera roleteó al short en el segundo inning estando Chase Headley en las bases, facilitando el último out; en el quinto, abriendo tanda, fue golpeado, avanzó a segunda por error en fildeo de Elvis Andrus sobre batazo de Tony Gwynn Jr., y anotó con el hit de David Eckstein; volvió a ser golpeado con dos outs en el sexto, haciendo avanzar a Eliezer Alfonzo a segunda, pero Gwynn se ponchó; y en el noveno, con 3 y 2, conectó roletazo al pitcher, cuando ya los Padres se encontraban sumergidos en los escombros de un juego que nunca pelearon, porque después de tres innings, perdían 9 por 1.

Millwood, confirmando su liderazgo en la rotación de los Rangers, trabajó seis entradas permitiendo cuatro hits, limitando a los Padres a dos carreras en ese trayecto, ponchó a cinco, cedió tres bases, moviendo a 2.64 su efectividad. Hank Blalock descargó su jonrón 14 y David Murphy su número 5 en una ofensiva de 13 hits contra cuatro tiradores de San Diego.