•  |
  •  |
  • END

Diario Marca

Roger Federer continúa su paseo en la edición 2009 de Wimbledon. Haciendo buenos los pronósticos, el de Basilea sigue sumando víctimas, la última Philipp Kohlschreiber, y ya se encuentra en octavos de final, donde tendrá como rival a Robin Soderling.

Roger Federer (2) se impuso al alemán Philipp Kohlschreiber (27) por un marcador global de 6-3, 6-2, 6-7(5) y 6-1 tras dos horas y media de juego en el choque que abrió la jornada en una poblada Pista Central que, una vez más, llevó en volandas al tenista de Basilea. No hubo que esperar mucho para descubrir cuál sería el sino del partido. Dando ejemplo del tenis de saque y volea a media pista y aprovechando los errores de un nervioso Kohlschreiber, Federer pronto se puso con un parcial de 4-0 a su favor.

En el segundo set, Federer comenzó a gustarse, dando buena cuenta de una preciosa derecha liftada, dando mucho peso a la pelota y cambiando la dirección y la velocidad de la pelota cuando le venía en gana. Los breaks logrados en el tercer y quinto juego le permitieron adornarse con dejadas y globos que fueron acompañados por ovaciones del respetable. El suizo se sintió aún más cómodo cuando, tras consumir la hora de juego, se apuntaba también el segundo parcial. El tercer set empezó con una ruptura de Federer que advertía que el partido podría definirse por la vía rápida. Quizá porque se vio eliminado, Kohlschreiber logró soltarse los nervios, ofreció la mejor versión de su tenis, llegó a igualar la contienda (4-4) y plantó cara a un Federer que vio cómo el set tenía que resolverse en el tie-break. En la muerte súbita, Kohlschreiber tomó ventaja y aprovechó el segundo punto de set para reducir la desventaja.

En el momento más dulce de Kohlschreiber, el alemán ‘regaló’ un break a Federer con una doble falta inoportuna que le colocó otra vez nadando a contracorriente. Federer, que no quería más sorpresas, no bajó el pistón durante todo el set y ratificó una victoria que ya había tenido en su bolsillo. El ‘Expreso suizo’ demostró que no hay rival que le detenga y que aún tiene combustible para rato.