•  |
  •  |
  • END

Diario Marca

Mucho se está hablando de David Villa pero, si nada cambia, hay un nombre que tiene todas las papeletas para ser el nuevo fichaje del Real Madrid. Es francés, viene recomendado por Zidane, está avalado por Pardeza y Valdano y se llama Frank Ribéry.

En el seno del Real Madrid se sabe que es un hombre importantísimo que puede aportar frescura, potencia, calidad y velocidad por cualquiera de las dos bandas. Por tanto, y siempre según ese debate interno en el Bernabéu, el francés es una prioridad para la plantilla que tendrá Pellegrini a su disposición.

Sin embargo, la negociación no está siendo fácil. Todo lo contrario. Desde el pago de los 94 millones de euros por Cristiano Ronaldo, en el Bayern de Munich se creen que Florentino Pérez es Rockefeller. Por eso se está dilatando la operación dadas las altas pretensiones económicas que piden desde el Allianz Arena.

Se aproximen o no las cantidades de unos y otros, lo que está claro es que la intención de Ribéry es la de jugar de blanco. El galo se ve defendiendo el escudo del Real Madrid en un proyecto que le ilusiona y en el que tendrá a un anfitrión de relumbrón como es Zidane, que ha estado en permanente contacto telefónico con el extremo desde hace varios meses.

Además, con el asunto de Villa alejándose poco a poco, la del francés se antoja como una prioridad para el Madrid. Y eso que El Guaje y Ribéry son compatibles, pero el asturiano tiene que lanzar un órdago muy fuerte la próxima semana para intentar cambiar su destino que, salvo cambio de última hora, parece que será el FC Barcelona. Pero cuidado, que todavía podría haber alguna sorpresa de última hora…