• |
  • |
  • END

El sacrificio ha rendido sus frutos, Román “Chocolatito” González no se ve cansado después de su entrenamiento, por el contrario, entre sonrisas, comenta sobre Brasil y la Copa Confederaciones, mientras nos confiesa que está a punto de casarse con su novia, Raquel Doña, quizá a su regreso de Japón tras su defensa ante Katsunari Takayama.

“Me siento tan fuerte que termino con muchas energías a pesar de que estoy despierto desde las 3:30 de la mañana. Sigo corriendo todos los días, distinto a cuando me enfrenté a Francisco Rosas, después hago un poco de cuerdas, sombra, vengo a entrenar por la tarde y termino como si nada”, nos confiesa el campeón mínimo de la AMB.

“Estoy en una gran preparación, me siento distinto el cuerpo con tanto trabajo que hemos hecho en cada sesión, y estoy seguro que lo verán en la pelea del 14 de julio. No voy a tener inconveniente como en la pelea con Rosas que me desgasté mucho por los problemas estomacales, estoy entrenando hasta los domingos, no he parado un solo día de entrenar”, explica siempre con una sonrisa.

Se te ve muy sonriente... le comentamos a Román, “bueno es la preparación que me tiene así, además tengo muchos planes este año, si Dios nos lo permite me caso con mi novia, vamos a comprar una casa. Es hora de estar juntos”.

Román viajará a Japón el 4 de julio, para ese entonces el plan es salir en 105 libras, por lo pronto marcó ayer 110.5, “me he mantenido en ese peso pero estoy comiendo muy bien, pollito, pescado, sustancias. No tengo problemas para bajar”.