• |
  • |
  • END

New York Post

Una dificultad había aparecido. La carrera del empate sobre las bases. La carrera ganadora también. Dos outs. Octava entrada. Es un momento de agitación, pero no con Mariano Rivera por aquí buscando su rescate 500.

“Usted sabe que va a conseguir al tipo correcto”, dijo Joe Girardi describiendo la tranquilidad que experimenta al requerir a Rivera. Girardi era el catcher el 17 de mayo de 1996 cuando Rivera, reemplazando al lastimado John Wetteland, indujo un roletazo bueno para doble play de Garret Anderson. Eso terminó con una victoria de los Yankees. Esto dio el salvamento No.1 a Rivera en su carrera.

Y Girardi, ahora el manager de los Yankees, le convocó en esta dificultad en Citi Field. Rivera tenía entonces 499 salvamentos. Él también tenía a David Wright y Fernando Tatis sobre las bases, quienes recibieron la base por bolas de Brian Bruney.

Los Yankees tenían una ventaja mínima de 3-2. Para que la tropa de Girardi ganara y terminara esta barrida de serie a los Mets, Rivera tendría que producir el rescate 110 de su carrera sacando más de tres outs.

Y aquí estaba en el borde de historia, cuenta completa sobre Omir Santos y él lanza lo que Andy Pettitte llamó el “Mejor cútter de la temporada de Rivera.” Un dardo de 92 millas. Santos fue congelado con el tercer strike. Brillante precisión. Problema resuelto. Otra vez.

En la cumbre de la novena entrada. Francisco Rodríguez recibió orden de bolear a Derek Jeter para llenar las bases con dos outs. Eso porque Rivera estaba en el círculo de espera. Rivera tiene solamente dos turnos al bate en su carrera. Pero trabajó el conteo completo. Rodríguez puso una bola rápida apta y candidata a la cuarta bola.

Rivera tenía la primera carrera empujada de su vida, había hecho ese aporte por primera vez.

Rivera sonrío. Y luego él volvió a su verdadero trabajo. Daniel Murphy pasó a primera base con dos outs en el cierre de la novena entrada. Alex Cora era la carrera del empate. Pero Rivera solo necesitaba un lanzamiento más, un cútter, por supuesto, consiguió que Cora conectara por segunda mansamente.

Los Yankees ganaron 4-2 y lograron una barrida en el Citi Field. Rivera tenía el salvamento número 500 de su carrera, uniéndose a Trevor Hoffman como los únicos relevistas en la historia en llegar a tal acontecimiento.