•  |
  •  |
  • END

Madrid
El delantero portugués Cristiano Ronaldo, traspasado al Real Madrid por la polémica suma récord de $130 millones (93 millones de euros), afirmó en una entrevista al diario deportivo Marca que el precio pagado al Manchester United es “una cifra justa”.

“Estoy feliz de ser el más caro del mundo”

“Yo creo que es una cifra justa. Si el Manchester y el Real Madrid acordaron esa cantidad, entonces no hay nada más que decir. Los grandes futbolistas cuestan mucho dinero y si los quieres tienes que pagarlos. Yo estoy feliz de ser el jugador más caro del mundo”, aseguró el Balón de Oro. El Real Madrid pagó 80 millones de libras (más de 93 millones de euros) al Manchester United para Cristiano Ronaldo, que firmó por seis temporadas y se convirtió en el fichaje más caro de la historia del fútbol.

El Balón de Oro será presentado el lunes en el estadio Santiago Bernabéu. El presidente del club, Florentino Pérez, escribió el viernes a la embajada de Portugal en España para invitar a los portugueses a acudir al estadio, según el diario El País del sábado.

Según el Marca, el Real Madrid piensa que las 80,000 localidades del Bernabéu podrían llenarse. Casi 50,000 personas asistieron el martes a la presentación de la otra nueva estrella del club blanco, el centrocampista brasileño Kaká, fichado por 65 millones de euros.

Con Florentino Pérez de nuevo en la presidencia, el Real Madrid está construyendo a golpe de talonario su segundo equipo de ‘galácticos’, tras el de David Beckham, Zinedine Zidane, Luis Figo y Ronaldo de su primer mandato (2000-2006).

Además de Kaká y Cristiano Ronaldo, el Madrid ha fichado al delantero francés Karim Benzema, por entre 35 y 41 millones de euros, y al defensa español Raúl Albiol, por 15 millones. Florentino Pérez declaró el viernes por la noche que aún habrá otros dos fichajes. Entre los nombres que más suenan están el francés del Bayern Múnich Franck Ribery y el español del Liverpool Xabi Alonso.

La increíble campaña de fichajes del Real Madrid, inmune a la crisis, ha despertado críticas como las del presidente del archirrival Barcelona, Joan Laporta, que denunció su proyecto “imperialista” o las del presidente de la UEFA, Michel Platini, que lo encuentra “anormal”.