Martín Ruiz
  • |
  • |
  • END

Recuperando el aliento tras sortear la tormenta del noveno inning, Omar Cisneros se llenó de optimismo en que alcanzarán la segunda serie final de la Liga Profesional, y 17 a su cuenta particular.

No lució con la misma euforia de otras ocasiones, sino que pausadamente conversó con los colegas de Radio Corporación, acerca de sus planes inmediatos.

“Chinandega es un gran equipo, tiene un señor equipo. Pero los años malos los tiene cualquiera, y a ellos, con gran pitcheo y mucha calidad ofensiva les ha tocado… Me siento orgulloso de los muchachos, del equipo, que hacen las cosas bien… Hemos perdido en el camino, pero vamos avanzando, y queremos clasificar, nos falta solamente un jueguito para clasificar, pero creo que eso ya está escrito por todos lados”, dijo el mentor.

Omar confirmó que en el noveno episodio había presión y nerviosismo en algunos peloteros, pero es parte del juego, la presión siempre existe. “Pero la bola estuvo con nosotros, Dios nos iluminó y ganamos el juego”.

Respecto a la presencia de Willy Lebrón en el noveno inning, Omar indicó que “quería que tirara lo más que pudiera, porque tenemos cierta fragilidad en el bullpen. Pero lo importante es que ganamos el juego”.

De la suerte del Chinandega apuntó que al equipo le faltó dirección, y en estos momentos, Próspero González, que se encuentra dirigiendo, está haciendo un gran esfuerzo que faltó en los partidos anteriores.

Quien estuvo en el fuego fue el relevista Jairo Pineda, quien soportó doble barre-base de Ambriorix Concepción…
“Estaba con las bases llenas, y vos sabés que tengo que venir por ahí. Èl podía conectar un batazo largo, me conectó bien, pero creo que fue importante sacar los otros dos outs”, dijo Pineda.

En su duelo con Stanley Loáisiga indicó que fue con lanzamientos de quiebre. “Loáisiga le dio mal a la bola, lo agarré muy atrás, y con Oviedo fue con mi recta. Creo que el trabajo que hice hoy fue bueno. Gracias a Dios me salieron bien las cosas, y como me estuve preparando bien, mi recta fue la que sacó a los bateadores”.

“Omar confió en mí y tenía que responderle… Todavía me siento bien para relevar mañana (hoy)”, agregó Pineda.