• |
  • |
  • END

De EL NUEVO DIA
A menos de 15 días de su próxima cita, el 19 de enero ante Roy Jones Jr., en Nueva York, Trinidad ya ha comenzado a reducir la intensidad de sus trabajos con miras al combate que marcará su segundo regreso al boxeo profesional, tras dos años y medio de retiro.

“Siempre he dicho que a medida que vayamos bajando la carga de trabajo, como estamos haciendo ahora mismo, ‘Tito’ va a seguir mejorando cada día más rumbo a lo que esperamos sea una gran victoria, y contundente, frente a Roy Jones Jr.”, dijo ayer el padre, entrenador y manejador del ex triple campeón mundial boricua, don Félix Trinidad Rodríguez, a El Nuevo Día.

Luego de mantener su rutina de trabajo la semana pasada --tras el Día de Navidad-- con la carrera matutina y la sesión vespertina en su gimnasio privado en el sector Sabana Llana de Río Piedras desde el miércoles hasta el sábado, el ‘Team Trinidad’ tuvo ayer su acostumbrado descanso dominical.

Peleas que ‘Tito’ Trinidad ha hecho en el mes de enero en su larga carrera profesional. La primera fue en 1994 contra Héctor ‘Macho’ Camacho (enero 29), y la segunda en 1997 (enero 11) ante Kevin Lueshing, saliendo airoso en ambas ocasiones.

Hoy volverían a su agenda normal antes de regresar a la rutina al día siguiente. “De ahí en adelante estamos a pocos días de la pelea, y hay que ir recogiendo riendas”, subrayó Trinidad Rodríguez.

Precisó, incluso, que en cualquier momento en los próximos días esperan tocar el peso máximo fijado para el combate, 170 libras, de las que sólo están poco más de una libra por encima. La prioridad en esta etapa es afinar los últimos detalles de la estrategia técnica y mantener la condición adquirida.

“Hay que seguir trabajando, pero no a la intensidad que se trabaja cuando se está buscando la condición. Ya la condición está. Ahora sólo se mejora la condición a base de lo que se alivia el cuerpo de aquí al día de la pelea”, afirmó don Félix, notablemente repuesto de la gripe que lo atacó la semana anterior, pero sin alcanzar a su pupilo.

“Siempre he tenido esa suerte de que ‘Tito’ se cuida mucho y nunca coge los flujos míos, aunque a veces los coge después de la pelea”, concluyó.