•  |
  •  |
  • END

ENVIADO ESPECIAL

Con más de 300 millones de dólares en costos y la disposición de unos 50 mil agentes de seguridad, la ciudad de Kaoshiung, ubicada a más de 300 kilómetros al sur de Taipei, capital de Taiwan, se convirtió desde ayer en la sede de los VIII Juegos Mundiales, considerados el segundo evento deportivo más importante del mundo después de los Juegos Olímpicos.

Los Juegos Mundiales se celebran bajo los auspicios de la Asociación Internacional de los Juegos Mundiales (IMGA), formada por 32 federaciones internacionales de deportes. Desde su primera edición en 1981, se han celebrado, en orden cronológico, en Santa Clara (EU), Londres (Gran Bretaña), Karlsruhe (Alemania), La Haya (Holanda), Lahti (Finlandia), Akita (Japón) y Duisburgo (Alemania). Pese a que el presidente de Taiwan, Ma Yin-jeou, inaugurará el evento, la representación deportiva de este país no podrá utilizar el nombre oficial de la República de China y deberá presentarse como Taipei chino, debido a que el Comité Olímpico Internacional puso esta condición a las autoridades taiwanesas.

Más de 3,500 atletas de 91 países, incluyendo China Continental, participarán en las diferentes disciplinas deportivas.

El evento es de particular importancia para Taiwan pues, según el viceministro del Consejo de los Asuntos del Deporte del Yuan Ejecutivo, Chen Hsien-Chung, ésta será una buena oportunidad para mostrar las opciones turísticas de Taiwan y la hospitalidad de sus ciudadanos.

El funcionario considera que después de esta ocasión, Taiwan en general y la ciudad de Kaoshiung, serán recordadas por todo el mundo como un referente.

El viceministro de Deportes aclaró que no es intención de Taiwan tratar de competir con China Continental respecto a los gastos en que incurrió el gobierno de Beijing para el montaje de los Juego Olímpicos de 2008, pues recordó que el proceso para obtener la sede de los Juegos Mundiales 2009 por parte de Taipei data desde hace seis años.

“Una razón especial de Taiwan para organizar estos juegos, es demostrar la capacidad y la responsabilidad de ser miembros de la comunidad internacional y que los deportistas del mundo puedan venir a conocernos”, expresó el viceministro de Deportes, Chen Hsien-Chung, durante una conferencia de prensa.

Señaló que “queremos por medio de estos juegos promover la imagen de Taiwan, siendo uno de los miembros en este mundo globalizado, pues conectarnos con el mundo es importante para nosotros”.

Agregó que la organización de los Juegos Mundiales 2009 servirá para mejorar la capacidad del país en el montaje de este tipo de eventos, sobre todo porque Taipei también será sede de los Juegos Sordolímpicos, previstos a realizarse del cinco al 15 de septiembre próximo, y para lo cual el gobierno taiwanés construyó un nuevo estadio olímpico a un costo de 100 millones de dólares.