•  |
  •  |
  • END

Don Balón
El prometedor artillero francés Karim Benzema ha sido la respuesta del Madrid a su intento frustrado por fichar a David Villa, del Valencia. Durante algunos días, las negociaciones se llevaron en paralelo. Los estrategas del Madrid ponderaron precios, calidades y edades. El Valencia pedía 30 millones de euros más Negredo para vender a Villa, que tiene 27 años. Florentino Pérez prefirió abandonar esta opción y se inclinó por el francés, que tiene 21 y unas condiciones técnicas excelentes. De paso, el director general deportivo, Jorge Valdano, retuvo a Negredo, otro nueve, al que prefiere mantener en la plantilla.

Benzema es para muchos el mejor jugador de la selección francesa. En las últimas dos temporadas evolucionó como definidor. Tenía la potencia, la zancada, la habilidad y el sentido colectivo incorporado desde que jugaba en el Bron Terraillon con nueve años. Entonces admiraba al brasileño Ronaldo. Cuando le llevaron a las categorías inferiores del Lyon, marcó muchos goles. Pero cuando le subieron a Primera, tardó en ajustar la mira. Hasta la temporada 2007-2008 marcó poco. Entonces se destapó con 31 en 51 partidos.

La última temporada lo pasó peor. Tras el traspaso de Fred, que hasta entonces fue su compañero en punta, jugó como única referencia y se encontró incómodo. Como Ronaldo, su héroe, Benzema prefiere arrancar con espacios, sabe caer a las bandas, usa las dos piernas y los remates de cabeza no son su fuerte.

Valdano siempre prefirió a los delanteros que también se manejan con criterio fuera del área. Por ese principio desechó a Huntelaar y concentró sus esfuerzos en contratar a Villa o Benzema. La apuesta por el español era más segura. Por su inexperiencia y su juventud, Benzema es un producto inacabado. Un jugador con unas condiciones magníficas cuyo progreso es una incógnita. Por su parecido técnico con Ronaldo y Zidane, la revista France Football le llamó Zinaldo.

Como Zidane, Benzema es hijo de inmigrantes kabiles, una etnia de Argelia. Ambos hablan un lenguaje parecido. Además, Benzema siente una gran admiración por Zidane. La intervención del ex jugador del Madrid resultó fundamental para truncar el plan de Alex Ferguson, director técnico del Manchester.

El Madrid pagará a Benzema unos seis millones de euros brutos anuales durante seis temporadas. Además de los 35 millones del traspaso, el club blanco se comprometió a pagar al Lyon unos bonus de cinco millones por objetivos. Si el Madrid gana la Champions en los próximos tres años, cada vez que la gane el Lyon cobrará un millón. Asimismo, si Benzema gana premios individuales, como el FIFA World Player o el Balón de Oro, el Lyon cobrará un millón de euros por cada trofeo.