•  |
  •  |
  • END

Buster Olney
ESPN.com
Si siguen béisbol el tiempo suficiente llegarán a conocer esta dura verdad: No sabes nada. Siempre te verás sorprendido. Estas son las cosas de las Grandes Ligas que más han sorprendido en la primera mitad de temporada.


1. El 6 de abril yo estaba convencido de que había uno de los cinco equipos de la División Central de la Americana que no tenía chance, y era el de los Tigres de Detroit. Tenían demasiadas dudas con sus lanzadores. Pero la adquisición de Edwin Jackson resultó ser la mejor de temporada baja: Jackson ha sido el pitcher de mejor efectividad en Detroit en la primera mitad de temporada desde Mark Fidrych. Justin Verlander ha impresionado con su actuación. Fernando Rodney usualmente lesionado en las últimas temporadas- ha respondido sensacionalmente como taponero. Zumaya está de regreso y lanzando duro. Porcello probablemente ha sido utilizado más de lo que los Tigres querrían, pero ha trabajado bien. Y Detroit terminó la primera mitad en primer lugar, tres juegos y medio por delante de los Medias Blancas.


2. Recuerdo haber visto a Ben Zobrist batear en la Jornada Inaugural de hace un par de años. Lucía como el candidato perfecto para que el bate se le cayera de las manos; en 2007, bateó para .155 con un porcentaje de slugging de .206. Nunca hubiera imaginado que este muchacho se convertiría en Todo Estrella, con un OPS de 1.012.


3. Para cuando José Reyes, Carlos Beltrán y Carlos Delgado regresen a los Mets, sus chances podrían estar acabadas; los Mets están actualmente a 6.5 juegos de los Filis en la División Este de la Nacional y los Mets deben sacar ventaja del hecho que enfrentarán a Atlanta, Washington y Houston justo después del Juego de Estrellas. Era imposible preveer que perderían a cinco de sus mejores nueve jugadores por lesión.


4. El plantel de los Indios está cargado de jugadores que han sido excelentes en algún momento de sus carreras: Víctor Martínez, Grady Sizemore, Cliff Lee, Fausto Carmona, Travis Hafner, Jhonny Peralta, Rafael Betancourt, y Kerry Wood entre ellos. Asdrubal Cabrera va a jugar 10-12 años en las Grandes Ligas. Carl Pavano ha tenido una decente temporada de regreso. Unes todo eso y qué obtienes: un equipo en el último lugar con el segundo peor récord de la liga.


5. Pablo Sandoval. Enfréntelo, no luce bien. Ninguno de los Gigantes en realidad luce bien. Tim Lincecum es demasiado bajo y Randy Johnson demasiado viejo y Bengie Molina demasiado pesado y Aaron Rowand demasiado golpeado y toda la alineación tiene problemas a la ofensiva. Agreguen que Barry Zito está demasiado lejos de lo que era y Sandoval, bueno ¿Quién hubiera imaginado que un muchacho con el cuerpo de Charles Barkley que comenzó el 2008 en la Clase A con San José iba a convertirse en uno de los tres mejores bateadores zurdos de la Liga Nacional en 2009? Puede que los Gigantes lleguen o no a los playoffs, pero son una atracción.


6. No podemos olvidarnos de cuán malos fueron los Marineros la temporada pasada. 61 victorias, 101 derrotas y los Angelinos, que terminaron en primer lugar, quedaron a 39 juegos de distancia. Pero hoy los Marineros están a cuatro juegos del primer lugar. Félix Hernández está floreciendo, volviéndose más consistente, y acumula una marca de 10-3 y una efectividad de 2.53. Jarrod Washburn está lanzando bien. Erik Bedard está de regreso. No sé si los Marineros pueden mantenerse en la contienda, pero este ha sido un buen año para ellos.


7. Parecieron verse jugadores realmente agotados de cara al Juego de Estrellas, mucho desgano al bate y falta de concentración. Los jugadores lucieron cansados y presumiblemente parte de la razón es que ya no tienen acceso a las drogas que ahora están prohibidas. Este es simplemente un pequeño recordatorio de la realidad: cuan diferente es el deporte sin las drogas que mejoran el rendimiento.


8. Había dudas respecto a cómo le iría a Matt Holliday fuera del Coors Field. Muchos evaluadores de talento creían que igualmente le iría bien fuera de Colorado porque parecía pegarle duro consistentemente. Bueno, hasta ahora, en su primera temporada fuera de Colorado ha sido un fiasco: está en camino a terminar el año con promedio de .276, con 15 jonrones y 81 carreras impulsadas.


9. Los Cachorros ganaron más partidos que nadie en la Liga Nacional en 2008, pero luego modificaron su plantel. Invirtieron fuertemente en Milton Bradley e intercambiaron inexplicablemente a Mark DeRosa. De todas formas, el equipo era tan bueno que no podíamos imaginar que los Cachorros serían un equipo de .500. Pero eso es exactamente lo que son y habrá que esperar para ver si pueden ganar con defensores en el jardín como Alfonso Soriano, Kosuke Fukudome y
Bradley.