Francisco Jarquín Soto
  •  |
  •  |
  • END

Después de la victoria de Armando Hernández 3x1 sobre Estelí el sábado, era vital para los Tiburones empatar la serie en el estadio “Rufo Marín”. Pero sin Hernández y Julio Raudez fuera de acción para el cuarto juego, la carga recayó sobre el zurdo Juan Pablo López, quien no había tirado un solo envío en la final.

“Era fundamental ganar aquí para meternos en la pelea. Tiré pensando en no fallar porque sólo de esa forma podríamos salir adelante, lo que no me imaginé era que iba a recibir tanto respaldo, pero fue como el despertar del equipo, aprovechando los errores de Estelí. Aquí estamos para los que creían que no despertaríamos y ahora ellos tienen más presión”, comentó Juan Pablo tras una sólida apertura.

Estelí cometió ocho errores, extrañamente tres de Juan Oviedo y otra del también experimentado Reymundo Leytón, que en parte refleja el momento de presión que vivían los norteños por la necesidad de lograr el triunfo y evitar el equilibrio de la serie.

“Ahora tenemos la ventaja psicológica no sólo por haber ganado aquí en Estelí y si no mejor aún, porque el próximo juego será en Granada con Armando Hernández y Julio Raudez esperando tratar de rematar la serie”, dijo Hubert Silva, mánager del Granada.

Granada disparó 14 inatrapables contra cinco del Estelí, tres de ellos conectados en los primeros seis episodios antes que hicieran su primera carrera en el séptimo.