•  |
  •  |
  • END

Colaboración
De repente el accionar del Nandaimeño Everth Cabrera, en la gran carpa ha disminuido, su juego alegre, versátil y dinámico ha decrecido, sus números se han venido a pique y su rol como primer bate de los Padres de San Diego, es la clave para el bajón de voltaje del pinolero.

Desde el pasado 4 julio, el mánager de los Padres de San Diego, Bud Black, le dio el rol de primer bate al Nandaimeño, buscando aprovechar el juego agresivo que venía demostrando, pero al parecer dicha responsabilidad ha mermado su juego y la presión en el rol de primer bate mantiene en escombros su madero.

En los últimos 13 juegos, el pinolero ha sido primer bate, consumiendo 53 turnos al bate en donde ha conectado sólo 9 imparables para un promedio de bateo de 170 puntos. Este bajón de voltaje ha visto decrecer su promedio desde 306 puntos, que tenía el 4 de julio hasta la cruda realidad de 234 puntos, además sólo ha anotado en 7 ocasiones, impulsa 6 carreras, sólo negocia 6 bases por bola, abanica la brisa en 13 oportunidades y se estafa 3 bases.

La presión de estar de primero en el line up en su primera temporada, puede estar provocando en el coterráneo excederse en su juego y llegar a presionarse por rendir más de sus habilidades, no digo con esto que no tiene los argumentos para realizar el rol de primer bate, sólo que necesita experiencia para mostrarnos de qué está hecho para jugar día a día en el béisbol de primer nivel.

Su promedio global es de 234 puntos, producto de 26 hits en 111 turnos, con 19 anotadas, 11 impulsadas, 4 dobles, 3 triples, 11 bases por bolas, 22 ponches, 7 robos todo esto en 33 juegos que ha participado en este 2009 en el mejor béisbol del mundo.