•  |
  •  |
  • END

Las derrotas del Estelí en sus últimos duelos de la final ante Granada han cambiado la perspectiva de lo que podría ocurrir este fin de semana cuando se definirá la serie con Armando Hernández y Julio Raudez listos para entrar en acción por los Tiburones.

Granada siempre fue el favorito para llevarse el título del Campeonato de Primera División, pero Estelí con sus dos primeras victorias demostró que tenía coraje para resolver de cualquier manera, incluso por encima de estos dos ases del montículo.

Ahora con la serie empatada 2-2, será vital para los norteños un gran trabajo del zurdo Mario Peña hoy (6:00 p.m.) y que reaccione la ofensiva para recuperar la confianza perdida después de nueve errores y 11 carreras permitidas en el último juego.

“Me parece que han magnificado las victorias del Granada. Nosotros ganamos dos partidos seguidos y no hubo tanta alarma, y si perdimos es porque así es el béisbol, tampoco somos invencibles, pero sería un error que nos den por muertos porque no lo estamos. Este equipo sabe levantarse de un mal momento y lo vamos a demostrar”, comentó Róger Guillén, manager del Estelí.

“Tampoco era correcto pensar que íbamos a barrer, y el que lo pensó estaba fuera de este mundo. Tienen un buen equipo, pero con Armando o Raudez demostramos que podemos con ellos. Lo único que había por hacer después de esa derrota 11x2, era animar a los muchachos y recordarles que lo que digan de nosotros nunca nos ha perjudicado porque jamás nos dieron chance”, agregó el timonel.

Armando debe abrir hoy en el Estadio Flor de Caña de Granada, para buscar su segundo victoria, mientras acumula también una derrota, pero tiene la mejor efectividad de los Tiburones en la final, con 1.06 en 17 innings en los que admite sólo dos carreras.

“Estoy seguro de que vamos a reaccionar ante Armando, y si es necesario para garantizar la victoria mandar a Jairo Pineda, pues ahí va a estar. Lo importante será ganar de cualquier manera para llegar a Estelí en ventaja en la serie”, dijo.

Para Peña será su segunda apertura en la final. En la primera el zurdo recibió un respaldo inesperado de 11 carreras precisamente que propiciaron el nocaut a los Tiburones. Ahora la historia a cambiado, los Tiburones parecen más cómodos para llevarse el título, pero Estelí sigue aferrado a su coraje y al talento de Peña.