•   CHICAGO / ESTADOS UNIDOS  |
  •  |
  •  |
  • END

Mark Buehrle lanzó el primer juego perfecto en las Grandes Ligas de los últimos cinco años tras conducir ayer a los Medias Blancas de Chicago a una victoria 5x0 sobre Tampa Bay y Scott Kazmir, quien fue sacudido por un grand slam de Josh Field.

Ningún jugador le llegó a primera base a Buehrle (11-3), en gran parte por la ayuda de una sensacional atrapada en la apertura del noveno inning del jardinero central DeWayne Wise, quien estiró el guante sobre el muro para preservar el juego perfecto y la blanqueada luego de atrapar una bola que iba al otro lado de la cerca.

Wise entró al partido en el inicio de la entrada como reemplazo defensivo. El primer bateador Gabe Kapler abrió el episodio con un batazo a lo profundo del bosque izquierdo-central. Wise corrió con todo, dio un brinco y puso el guante sobre la cerca para robarle un jonrón a Kapler.

La pelota estuvo punto de salírsele del guante al bajar de la cerca, pero Wise supo retenerla y se la exhibió a la afición con su mano izquierda.

"Crucé los dedos para que la pelota no se fuese, de que iba a tener margen para atraparla. Era conciente de que todos mis compañeros estaban haciendo todo lo posible para preservar el juego sin hits, el juego perfecto, lo que fuese", dijo Buehrle.

El cubano Michel Hernández se ponchó para el segundo out. Con los fanáticos coreando el nombre de Buehrle, Jason Bartlett fue puesto fuera con una roletazo por el campocorto.

"La verdad es que no me creo haberlo logrado. Tenemos un vuelo corto a Detroit. Creo que después habrá un poquito más de euforia", dijo Buehrle.

Se trata de su segundo juego sin hits en su carrera. La vez anterior fue con una victoria 6x0 sobre Texas el 18 de abril de 2007, juego en el que enfrentó al mínimo de 27 bateadores. No pudo ser perfecto porque le dio la base por bolas a Sammy Sosa con un lanzamiento en cuenta de 3-1 y un out en el quinto inning. Un par de lanzamientos después, Buehrle sacó out al dominicano Sosa al sorprenderlo fuera de base.

Éste fue el juego perfecto número 18 en la historia de las Mayores, el 16 en la era moderna desde 1900 y el primero desde que Randy Johnson lo hiciera contra los Bravos el 18 de mayo de 2004 con los Diamondbacks de Arizona.