•  |
  •  |
  • END

EL PAÍS / ESPAÑA

Alberto Contador dio un salto definitivo hacia su segunda victoria absoluta en el Tour de Francia al firmar una portentosa exhibición en la contrarreloj de Annecy, disputada sobre 40 kilómetros, en la que alejó en la general a todos sus rivales y Lance Armstrong regresó a la tercera plaza del podio.

El de Pinto, de 26 años, puso en hora el reloj de la gloria, y ya le espera París con el maillot amarillo en los Campos Elíseos. En la cronometrada que rodeaba el lago de Annecy se mostró implacable, superior a todos, y marcó el mejor tiempo en meta, en 48m31s, a una media superior a los 51 kilómetros por hora.

El campeón de España contrarreloj, que marcó los mejores tiempos en todos los pasos intermedios, aventajó en tres segundos al doble campeón mundial de la especialidad y campeón olímpico Fabian Cancellara, “Espartaco”, que esta vez no pudo repetir ante el español su victoria de Mónaco. Una idea del nivel mostrado por el madrileño en la lucha en solitario contra el cronometro. Las diferencias fueron amplias, definitivas, concluyentes. El ruso Mijail Ignatiev fue tercero a 15 segundos, y el resto de los considerados rivales directos sufrieron un nuevo castigo del ciclista de Pinto. Wiggins cedió 43 segundos, Kloden 54, Armstrong 1m30s minutos y Andy Schleck 1m45s. Cifras que se rinden ante la superioridad del maillot amarillo del Tour de Francia.

Una nueva exhibición en medio del ambiente hostil que caracteriza al Astana en este Tour, una lección que le otorgó la segunda victoria en la presente edición y la tercera en su palmarés de la Grande Boucle. A falta de la etapa del Mont Ventoux de este sábado, Contador blindó el jersey amarillo. Salvo imprevisto subirá a escuchar el himno español por segunda vez en tres años. Sus rivales lo miran de lejos, con respeto y sumisión ante la evidencia. Andy Schleck, a 4m11s, y Lance Armstrong, a 5m25s, ocupan las plazas secundarias.