Edgard Tijerino
  • |
  • |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Después de ocho rebotes contra las puertas de Cooperstown, éste parece ser “El año del Ganso”. Y Rich Goosage no entrará solo. Los expertos consideran que por lo menos dos peloteros más, de esos que han estado infructuosamente tratando de convencer por largos años, como Jim Rice y Andre Dawson, pueden aterrizar en El Salón.

Una pista sobre esto la proporcionan los 15 cronistas con derecho a voto del ESPN. Todos ellos lo harán por Goosage hoy, 14 por Rice y 12 por Dawson, dejando a la orilla al extraordinario curvista Bert Blyleven, un ganador de 287 juegos con 3,701 ponches que completó 242 juegos mientras recorría 4,970 innings. ¡Qué pena!
El veloz y agresivo Tim Raines no parece tener oportunidad de impactar como una selección de primer intento, en tanto el derecho Jack Morris, mejor pitcher del béisbol en la década de los 80, el paracorto venezolano David Concepción atravesando por su última oportunidad y el matador de pitcheres Mark McGwire, se ven recortados en sus pretensiones.

Un relevista que trabajó 22 temporadas con mejor efectividad que Mariano Rivera, menos hits permitidos que el panameño por cada nueve episodios y mayor frecuencia de ponches, no puede continuar al margen de la cuartilla. Admirable por la gruesa cantidad de innings lanzados, Goosage dio un salto espectacular en las votaciones el año pasado fortaleciendo sus posibilidades. Se considera que en su noveno año, conseguirá un reconocimiento encima del 75 por ciento requerido.

Jim Rice, quien fue superado por su compañero en Boston, Fred Lynn, durante la votación para Novato del Año en 1975, fue un bateador de 382 jonrones en apenas 16 campañas, con 1,451 remolques, más de 400 bases alcanzadas en 1978, cuatro temporadas de 200 hits. En su intento número 14, piensa tener su mejor oportunidad en vista de la escasez de peloteros impacto de la nueva promoción de aspirantes.

Andre Dawson, con 438 jonrones y 1,591 empujadas, una combinación sólo conseguida por bateadores de mayúscula explosividad, retirado en 1996, se lanza al asalto del Salón con excelentes posibilidades.

El caso McGwire, como lo explicamos hace unos días, es dramático. Se agigantó como demoledor en un momento en que la Andro no estaba prohibida logrando establecer marcas jonroneras impresionantes. Un agudo problema en la espalda que lo obligaba a gemir en el cajón de bateo, lo limitó a 583 jonrones descartando la posibilidad de verlo acercarse a los 700.

¿Cuántos junto con Goosage entrarán hoy a Cooperstown? Eso es lo intrigante. Lo del “Ganso” se da por un hecho, pero los otros posibles están sometidos a agitadas discusiones.