Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

A menos que súbitamente Vicente Padilla pida la pelota para entrar a las brasas contra los Marineros de Seattle, el abridor de hoy será Derek Holland, con registro de 3-6 y un carcomido promedio de 6.13 en carreras limpias luego de realizar nueve aperturas.

El derecho pinolero no siente estar lo necesariamente fuerte para ir a fondo en busca de su octava victoria, después de haber sufrido su quinta derrota, y puede ser el abridor de mañana, siempre contra Seattle.

Anoche, cerrando la serie con los Tigres, el brazo del ganador de nueve juegos, Scott Feldman, saltó hecho añicos al ser bombardeado con diez hits que produjeron seis carreras en dos entradas y un tercio, erosionando hasta 3.99 su efectividad.

Los Rangers, que continúan en busca de Roy Halladay, han vuelto a colocar como disponible a Padilla, así tengan que agregar un par de sus mejores prospectos. Sin embargo, en un momento como éste, no me parece que Padilla sea muy atractivo para Toronto por varias razones: se convierte en agente libre al finalizar la temporada, hay que pagarle dos millones por mes, sigue siendo propenso a entrar y salir de la lista de inhabilitados, y por lo tanto, no es un factor de seguridad.

Para poder soltar a Halladay, Toronto se siente atraído por pitcheres como Chamberlain y Hughes, atornillados por compromisos, y en el caso de Texas, preferirían conseguir un bateador largo probado y prospectos de la colina.

En medio de todas estas dificultades, nuestro interés por la próxima salida de Padilla crece sin poder entrar en consideraciones, reducidos a cruzar los dedos y a esperar que su reaparición sea alentadora. Lo necesita él y los Rangers, que atraviesan por un momento de incertidumbre.