•  |
  •  |
  • END

Lo que vio Ron Washington de Vicente Padilla en su reaparición frente a los Marineros de Seattle, fue lo suficientemente estimulante para hacerlo decir: “Cuando está sano y tiene control, no necesita mucho poder. Ese es el pítcher que un equipo requiere para ir en busca de la victoria. Es agradable verlo trabajar de esa manera cuando bombardea la zona de strike. Eso fue clave”.

Hay un detalle sobre Vicente que aparece en el portal de MLB y tiene un gran significado: tiene balance de 7-3 con 3.68 en sus últimas 12 aperturas, con Texas ganando 8 veces, cifras que le permiten ser competitivo tanto con Cliff Lee, el nuevo líder de staff que tienen los Filis, y Roy Halladay, quien fue buscado con desesperación por los Rangers de Texas, hasta el último minuto del plazo que se venció el 31 de julio.

Aquí está lo que dice el informe: En ese mismo trayecto de 12 inicios, el zurdo Lee presenta balance de 5-4 con 3.21 en carreras limpias, y los Indios registrando un rendimiento equilibrado de 6-6; en tanto Halladay, muestra 4-3 con un brillante promedio de 2.48 en efectividad, y los Azulejos perdiendo 8 juegos. Así que el derecho pinolero, actualizado, se ve muy bien colocado en la balanza de las comparaciones con esos tiradores de sólida reputación.

“El puede hacer mucho por nosotros”, continuó el mánager Washington, agregando: “Su trabajo por seis entradas realizando 77 lanzamientos, fue lo suficientemente bueno, sobre todo, considerando que estaba saliendo de una fuerte gripe”.

Claro que Padilla puede hacer mucho por los Rangers y por cualquier otro equipo. Es un pítcher en plena etapa de madurez, revestido de confianza, con conocimientos y material. “No tenía su poder habitual, pero no necesitaba tenerlo para manejar el bateo de Seattle. Estoy contento con lo que le vi”, manifestó el catcher Tylor Teagarden.

Texas no consiguió a Halladay, pero con Millwood restablecido, Scott Feldman crecido, lo que mostró Derek Holland recientemente, y la profundidad que puede proporcionar éste Padilla en los últimos dos meses, más el aporte que es capaz de ofrecer Matt Harrison, y con Dustin Nippert atento para ser útil, el manager Robinson tiene en sus manos una rotación muy equilibrada para retar a los Angelinos en el Oeste de la Liga Americana y pelearle el puesto de comodín a Yanquis o Medias Rojas.

Lo esencial para nosotros, fue ver a Padilla en buen estado, utilizando adecuadamente sus recursos, manejando curvas y cambios en combinación con rectas que se movieron entre 88 y 91 millas. Sólo registró un lanzamiento de 94, pero como apuntan Washington y Teagarden, con un buen control, no necesitó exhibir su poder.