• |
  • |
  • END

Minneapolis, EU / EFE
El pívot Shaquille O'Neal viajó ayer lunes a Los Ángeles para recibir tratamiento médico por una lesión en la cadera izquierda que le ha impedido jugar durante los últimos partidos con su equipo de los Heat de Miami.

O'Neal deja al equipo después de haber disputado dos partidos de una gira de cinco fuera de su campo y con la peor marca de la Conferencia Este (8-26).

Los Heat han perdido siete partidos consecutivos y O'Neal dijo que espera volver con el equipo hoy, cuando se enfrenten a los Timberwolves de Minnesota, que tienen la peor marca de la liga.

O'Neal se lesionó la cadera el pasado 22 de diciembre en el transcurso del partido que los Heat disputaron frente a los Jazz de Utah.

La lesión se le agravó el pasado 26 de diciembre en la derrota que los Heat sufrieron ante los Sixers de Filadelfia y desde entonces ya no ha podido jugar.

O'Neal no ha podido escapar una temporada más al fantasma de las lesiones y con la cadera y la rodilla izquierda afectadas, su producción ha sido la más baja en los 16 años que lleva como profesional.

El pívot estrella de los Heat sólo tiene promedios de 14 puntos y 7,8 rebotes en 29 partidos que ha disputado.

Las lesiones también han sido ya una nota común en los últimos años para O'Neal, que además antes de comenzar la temporada presentó la demanda de divorcio.

La pasada temporada se perdió 39 partidos después de ser operado de la rodilla izquierda y la anterior, cuando los Heat ganaron el título de liga, también estuvo fuera de acción 21 partidos, en aquella ocasión con torceduras graves de tobillo y dedo gordo de la mano derecha.

La baja de O'Neal se une a la del veterano pívot Alonzo Mourning, que no jugará más esta temporada después de sufrir la rotura de ligamentos de la rodilla izquierda, que le obligaron a pasar por el quirófano.

Otros jugadores importantes dentro del equipo que han estado lesionados han sido el escolta Dwyane Wade, el base Jason Williams y Dorell Wright.