• |
  • |
  • END

Dos de los tres últimos partidos que jugó Diriangén contra Real Estelí crearon inconformidad en tres de los principales miembros de la junta directiva de los “Caciques”, entre los que está su presidente Napoleón “Porroncha” Molina, debido a que las cuentas no cuadran con el informe de los cuatro contadores que auditaron los talonarios de boletos vendidos.

Por fuente ligada a la directiva se supo que por los malestares el presidente Molina había renunciado al cargo después del partido de ida de la final del Apertura, que se realizó el domingo 16 de diciembre.

El informe económico entregado por los contadores señala que al estadio “Cacique Diriangén” ingresaron 8 mil personas, 1200 en el sector de sombra cuyos boletos costaban 30 córdobas cada uno, y 6,800 personas en el sector popular, donde el ingreso costó 10 córdobas por persona. Esa asistencia en cada sector debiera arrojar una entrada total de 104 mil córdobas, pero el informe de la tesorero del equipo primeramente decía que se recaudaron 56 mil córdobas, y por la presión y malestar de los directivos, posteriormente se informó que fueron 64 mil.

Por este informe, hasta Fenifut protestó, debido a que no estuvo de acuerdo con la cantidad enviada, correspondiente al 10 por ciento que corresponde al organismo. Esta misma situación se produjo en el partido que se dio el sábado 10 de noviembre, jugado en Diriamba, al que ingresaron más de cuatro mil personas, pero el informe del tesorero dice que sólo se recaudaron nueve mil córdobas, y a la Fenifut le entregaron 900 novecientos.