•   ESPN, BOSTON  |
  •  |
  •  |
  • END

El venezolano Víctor Martínez desempacaba sus pertenencias de un bolso con el logo de los Indios de Cleveland mientras un asistente del vestuario de Boston escribía el 41 en un uniforme de calentamiento y se lo dejaba frente al locker.

Justo antes del cierre de las transferencias, el viernes, Martínez llegó de los sotaneros Indios a los Medias Rojas --candidatos al campeonato-- a cambio de los lanzadores Justin Masterson, Bryan Price y Nick Hagadone.

Al día siguiente, el toletero miró a su alrededor y sonrió al pensar en este nuevo capítulo de su carrera. “Estoy bastante entusiasmado. Hasta hoy nunca pensé que iba a jugar para un equipo como éste. Es impresionante”’, dijo Martínez. “Este es un nuevo equipo, una nueva organización. No voy a tratar de hacer demasiadas cosas, simplemente voy a hacer mi juego y ver qué pasa”.

El manager de Boston Terry Francona le dio a Martínez la oportunidad de hacer sentir su presencia de inmediato al ponerlo en la alineación como primera base y tercero en el orden de bateo para el partido de ayer en la noche en Baltimore.

Cualquier tristeza que Martínez haya sentido por dejar Cleveland pareció desvanecerse cuando vio la cantidad de estrellas a su alrededor en el vestuario de los Medias Rojas.

“Dios hace las cosas por algún motivo. Me trajo hasta aquí y estoy muy orgulloso, me siento realmente honrado de vestir el uniforme de Boston”’, dijo.

“Este es un equipo bastante difícil de vencer y es bueno para mí estar ahora de este lado. Hace las cosas mucho más fáciles”.

Durante la entrevista, unos parlantes que David Ortiz había puesto sobre el casillero retumbaban con música. El dominicano, que usa el cubículo de al lado, bajó el volumen cuando vio que su nuevo compañero estaba hablando con la prensa.

“Siempre jugué contra él y David siempre ha sido muy bueno conmigo, incluso como rivales”, dijo Martínez. “Ahora estamos en el mismo equipo y estoy muy entusiasmado. Sé que va a ser divertido”.