•  |
  •  |

Funcionando como un fantasma, Everth Cabrera, que consiguió un hit de piernas contra el relevista zurdo de los Bravos Eric Flaherty después de batallar fieramente conectado tres faules en el cierre del séptimo inning, se lanzó exitosamente al robo de segunda y tercera base, dejando con la boca abierta al cátcher de Juego de Estrellas Brian McCann, para anotar con un hit de Oscar Salazar, garantizando la victoria de los Padres 4-2.

Sin exagerar, no le vieron las vueltas a Cabrera en esa acción múltiple. Ni cuando voló hacia primera, ni cuando se proyectó vertiginosamente a segunda y tercera, y mucho menos viniendo hacia el plato como corsario desbocado. Fue un espectáculo el pinolero mostrando su impresionante rapidez en los senderos.

Cabrera mejoró su porcentaje a 267 puntos, después de haber fallado contra el derecho japonés Kenshin Kawakami con dos roletazos a primera base. Sumando 15 robos con casi dos meses pendientes, Cabrera podría aproximarse mucho a la cifra de 30.

En tanto, derrotando 4 por 2 a los Rojos pese al pitcheo de 10 ponches en siete entradas y un tercio de Aaron Harang, los Cachorros de Chicago borraron la desventaja que los separaba de los Cardenales de San Luis, apoyándose en una buena faena monticular de Randy Wells (8-4 y 2.73) y el noveno jonrón de Mike Fontenot.

Los Cachorros con 56-48, superan por apenas un pelo (.538-.537) a los de San Luis, que registran 58-50, mientras el pítcher impactó de los dos primeros meses de temporada, Zack Greinke de Kansas, sufrió su cuarto revés consecutivo después de pasar todo julio en ayuno, al ser bateado por los Rays de Tampa, que se impusieron 10 por 4. Ahora Greinke tiene 10-7, conservando sí, un brillante promedio de 2.36 en carreras limpias.