•  |
  •  |

Aquí estamos, girando una vez más alrededor de una intriga que durante la temporada nos aguijonea cada cinco días: ¿Qué pitcheo ofrecerá Vicente Padilla? El derecho pinolero, buscando su novena victoria, enfrenta hoy (8:05 p.m.) a los Atléticos de Oakland, un equipo sin esperanzas en el Oeste de la Liga Americana, separado 19 juegos de los pujantes Angelinos.

Con probables 11 aperturas por delante después de hoy, verlo imponerse tiene un gran significado, porque nos abre la posibilidad de poder imaginar un gran cierre, precisamente cuando llega el momento en que el desgaste dificulta el flujo de sangre por el brazo, y se necesita pedirle ayuda al alma para poder agigantarse.

Hasta hoy, lo más impresionante del “pistolero” pinolero trabajando en los dos últimos meses de temporada ha sido el balance de 5-3 en 2006, rumbo a su único registro de 15 triunfos. Con 3-1 en agosto y 2-2 en septiembre, a lo largo de 11 inicios aquel año, superó su marca personal de 14 victorias, establecida en 2002 y repetida en 2004.

En dos campañas, 2003 y 2005, realizando 11 inicios en cada uno de esos cierres, Padilla ha logrado cuatro victorias, perdiendo cuatro veces en el primer caso y tres en el segundo, terminando con balances de 14-12 y 9-12, respectivamente.

El año pasado, a esta altura, el nica mostraba 12 triunfos por cinco reveses, haciéndonos pensar que podría avanzar hasta los 18 éxitos, pero se presentaron problemas y fue reducido a ocho inicios, registrando 0-2 en agosto y 2-1 en septiembre, resignándose al balance de 14-8, con una temporada pendiente en su contrato.

En su primera campaña como abridor de tiempo completo en 2002 con los Filis, Padilla cerró pitcheando sobre una balsa crujiente mientras el oleaje lo tambaleaba, ganando tres y perdiendo cinco en 10 aperturas, logrando 3-2 en agosto y 0-3 en septiembre. Sin embargo, con sus 14 triunfos logró enviar una fuerte señal sobre su futuro, impulsando nuestra imaginación hacia cifras que no pudieron ser alcanzadas en las siguientes seis temporadas.

Esta noche en Oakland, Vicente Padilla frente a los debilitados Atléticos, que utilizarán al zurdo de 26 años Dallas Braden, con registro de 8-9 y 3.89 de efectividad trabajando 136 entradas y dos tercios, pero quien viene de permitirle siete carreras limpias a los Yanquis y cinco a Toronto en sus últimos 12 innings y un tercio, mostrando fragilidad.

En su primera apertura del mes de agosto queremos ver a Vicente victorioso, saltando por encima de las dificultades que puedan presentársele, apretando tuercas convenientemente, demostrando que los de Oakland no son inmunes a su veneno.

Bueno, es lo que deseamos, ojalá sea lo que ocurra.
Una vez más, crucemos los dedos y vayamos a las rotondas a rezar.

dplay@ibw.com.ni