•  |
  •  |

El equipo capitalino Walter Ferreti se desprendió de algunos jugadores de renombre, pero ha conseguido llenar esos espacios con jugadores que si bien no tienen el peso de los dejados en libertad, en el terreno de juego son eficientes en su accionar.

La línea donde más debilidad ha mostrado Ferreti ha sido el mediocampo, fundamentalmente en la recuperación y la zona de creación. Para fortalecerla han fichado para la temporada venidera a los hondureños Marlon y Armando Cruz, que junto a Juan Barrera se encargarán de crear jugadas y habilitar a los veloces delanteros.

También han firmado al hondureño argentino Matía Sacco, un jugador de mucho talento y buen dominio del balón que será de mucha ayuda al club. Dieron de baja a Miguel Masís y lo reemplazan con el chavalo Gonzalo Molina; también consiguieron a Medardo Martínez, que junto al grupo de jóvenes talentoso espera pasar a otra final.

Como de costumbre se consideran favoritos a Estelí y Diriangén, pero no se debe menospreciar a la escuadra rojinegra, porque después de Estelí salta como gran candidato.

En el fútbol se manejan nombres por encima de los hombres, lo cual es una equivocación porque hay jugadores que no tienen gran reputación, pero que en el terreno son muy eficientes. En ese aspecto Ferreti ha cambiado los nombres por los hombres.

En la defensa, Mario Gastón es un nombre conocido, pero el equipo se reforzó con un jugador muy eficiente como Matía Sacco; en el mediocampo los hondureños Cruz deben pesar mucho, pero Barrera está jugando buen fútbol, con más dinámica y más velocidad. Se reforzó el ataque con Martínez, ya verán qué clase de jugador es. La puerta sigue segura con Denis Espinoza.

La dirección técnica estará a cargo del hondureño José Balladares.