•  |
  •  |
  • END

La noche volvió a ensangrentarse con otro brutal impacto. Los Rangers de Texas soltaron a Vicente Padilla y estalló como una bomba de dolor y confusión por todo el país.

Texas realizó una jugada de ajedrez que podría dejarlos ensangrentados y en agonía en la batalla por el Oeste de la Americana, pero era insostenible mantener a Padilla, quien se va vía intercambio de waivers o en un cambio que podría no darse.

En juego hay demasiado dinero y un pelotero con una actitud cuestionada.

Los Rangers tienen 10 días para hacer un movimiento con Vicente; si un equipo lo reclama tendrá que asumir lo que resta de su contrato, si nadie lo saca, Texas intentará cambiarlo asumiendo una parte del contrato o todo lo que queda.

Si no se produce nada, los Rangers lo van a soltar, pero tienen que pagarle cada peso de su contrato y el millón de dólares de la opción en 2010.

Dustin Nippert fue colocado en su lugar en el roster, mientras el gerente general, Jon Daniels, aprovechaba para desahogarse. "Básicamente es una culminación de eventos, nosotros venimos armando un club y una organización donde todos están jalando la cuerda del mismo lado, este tipo no, esto era obvio".

Daniels, quien nunca tuvo buenas relaciones con el nica, agregó: "Nosotros tratamos de hacer un equipo en todo el sentido de la palabra y esto sencillamente no estaba funcionando. Estoy seguro que va a agarrar el ritmo con alguien, aquí no estaba funcionando".

De paso aclaró que no tenía nada que ver con el golpe que le propinó a Kurt Zuzuki en su última salida y la represalia de Oakland con Michael Young. "Esto nunca ha sido por golpear a los bateadores, es por no ser un buen compañero. Los bateadores salen golpeados, hay una manera correcta de hacerla y una manera incorrecta. No fue un evento en particular, sino una culminación de eventos".

“El tipo estaba enfermo”, dijo Daniels.

Cuando se le preguntó si sabía el riesgo que significa sustituir a un número dos de rotación con un pitcher de ligas menores, Daniels se mostró más seguro que nunca.

"Entendemos lo que significa, pero en este equipo hay otros tipos que están mereciendo la oportunidad. Me siento tan confiado con Dustin Nippert como con Padilla".

Puede que equipos en la batalla por ganar el banderín se interesen en el nica, pero el dinero sigue siendo el mayor obstáculo, y si a eso le agregamos una actitud cuestionada, sus planes pueden ser hasta el próximo año.