•  |
  •  |
  • END

LONDRES

La nueva propuesta del Chelsea de Carlo Ancelotti dio ayer a los “blues”, en la tanda de los penales (4-1), el primer trofeo de la temporada, la Community Shield, ante el campeón liguero, un Manchester United que inauguró era con poca fortuna, sin el ya madridista Cristiano Ronaldo.

La incombustible formación de Alex Ferguson no supo gestionar con tino los recursos del nuevo formato que exhibe el ganador de la ‘FA Cup’, un Chelsea que conseguía dar un giro de 180 grados a un pulso que empezó dominando de forma clara el United. Y hoy, además, los penales, finalmente, decidieron.

Para el ex entrenador del Milan, Carlo Ancelotti, se trató, también, de una bonita manera de estrenar la temporada al ganar su primer trofeo en Inglaterra.

En su debut oficial con los “blues”, Ancelotti escogió en su once de partida a Branislav Ivanovic en detrimento del luso Jose Bosingwa.

Foster pronto tuvo ocasión de impresionar a Capello. A este Chelsea remodelado le llevó tan sólo un minuto adentrarse en los territorios de su oponente. Fue un tiro a meta del punta marfileño Didier Drogba que solventó sin mucho esfuerzo el jugador inglés.

Nueve minutos le llevó al once de Ferguson ponerse por delante. Era el portugués Luis Nani quien tras controlar una pelota asestaba un duro golpe al conjunto de Londres.

A la contra, los pupilos de Ancelotti trataron de sorprender a la plantilla de Ferguson, que siguió haciendo daño en el área rival.

Al equipo londinense le costaba meterse en el partido. Un Chelsea sin ímpetu y con poca movilidad buscaba la réplica por medio de Drogba, el único ‘blue’ que constituía peligro para los de Old Trafford, aunque era claramente el United el once dominador en el primer acto de Wembley.

El portugués Ricardo Carvalho evitó un segundo sobresalto del coreano Park para el United a los 25 minutos de juego.

Chelsea empezó a espabilar hacia el final de la primera parte con más subidas al área del United, que perdió algo de intensidad.

Chelsea logró igualar en el segundo tiempo con un remate de cabeza del portugués Ricardo Carvalho, que aprovechó un rechace del meta inglés y que finiquitó, con el gol, una jugada comenzada por el francés Florent Malouda y que esta vez no pudo parar Foster.

El equipo azul materializó este dominio con otro gol del inglés Frank Lampard a un pase de Drogba dentro del área.

Wayne Rooney igualó, a pase de Evra, en medio de la tensión del tiempo añadido, empujando el partido a los penales.