•  |
  •  |
  • END

Mientras el tiempo ha estado pasando con Vicente Padilla moviéndose entre especulaciones y dificultades, nuestra ansiedad por volver a verlo en acción se ha vuelto demasiado grande. Esta tarde, a eso de la una y diez minutos, en el Estadio de Denver, tan temido por los pitcheres, Vicente Padilla debutará con los Dodgers frente a los Rockies, tenaces perseguidores en el Oeste de la Liga Nacional.

Hay una intriga flotando sobre nuestras cabezas acercándonos a la hora cero: ¿Cómo imaginarlo en este momento de tanta trascendencia para él y los Dodgers?. La imaginación es “la loca de la casa”, decía Santa Teresa, y ustedes podrán darle la forma que deseen a la posibilidad de Vicente hoy, que en mi caso, es verlo trabajando a fondo, con poder y autoridad, mostrando sus recursos, sacándole provecho a la experiencia cultivada, controlado y atrevido, resolviendo problemas, pitcheando adentro, y por supuesto, viéndolo ganar. ¿Será posible juntar todo eso en un solo paquete?
Siempre he pensado que lo esencial es la actuación, y sobre eso estarán colocadas todas las expectativas de los Dodgers y las nuestras. ¿Qué pitcheo veremos hoy de Padilla?. Aún sin ganar, lo importante es que impresione, que demuestre ser una adquisición que vale la pena. Lo necesita urgentemente por su presente y su futuro inmediato, a pocas semanas de convertirse en agente libre.

Ojo con ellos. El 3 de junio, los Rockies estaban a 15 y medio juegos, y ahora se han aproximado amenazadoramente a los Dodgers, obligando al manager Joe Torre a dormir con un ojo abierto y los spikes puestos, listo para saltar con el sonido de la alarma. La artillería de Colorado cuenta con cuatro temibles: el jardinero Brad Hawpe con 18 jonrones, 75 empujadas y 303 puntos hasta el martes; Todd Helton, 322 de average, 12 vuela cercas y 69 remolques; Troy Tulowitzki (266, 23 HR y 69 CE) y Clint Barnes (21 HR y 67 CE), sin perder de vista a Seth Smith.

¿Y qué decir del rival directo en la colina de enfrente, el zurdo mexicano de 28 años Jorge de la Rosa, con balance de 12-8, registrando cinco victorias en sus últimas seis decisiones, después de un inicio de temporada tenebroso, perdiendo seis juegos sin ganar?
De la Rosa, junto con el ganador de 14 juegos Jason Marquis, el dominicano Ubaldo Jiménez que también muestra 12 triunfos, y Aaron Cook (10-6), son los grandes pilares de los Rockies, escapando a los bombardeos que en la mayoría de partidos se ven en el acogedor Estadio de Denver.

Un equipo que presiona, crecido, con buen bateo y fuerte pitcheo, que tiene en Houston Street con 33 rescates a un rematador confiable, será una gran exigencia para Vicente Padilla en su debut con los Dodgers.

La imaginación es la loca de la casa, y antes de subir a la colina, lo imaginamos frío, pensante, dominante y ganador, como en sus mejores momentos, como Manolete con capa y espada, cortando orejas y rabos. Ojalá sea así. Nuestra ansiedad se ha vuelto demasiado grande.

dplay@ibw.com.ni