Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

¿Estábamos preocupados por un pequeño bajón de voltaje? Olvídense de eso, Everth Cabrera recuperó anoche su adrenalina. El muchacho de Nandaime rugió frente al plato disparando dos hits en cuatro turnos, incluyendo su doble 13, corrió como corsario desbocado realizando su robo 19, brincó al anotar carreras en los innings 8 y 9, y gritó subiendo su promedio a 269 puntos, durante la victoria de los Padres por 12-5 sobre los Bravos en Atlanta.

Es el Cabrera que todos queremos ver juego tras juego, pese a estar conscientes de que eso no es posible, ni siquiera tratándose del casi indomable Ichiro Suzuki. Bueno, Everth no tiene la culpa de que estemos tan entusiasmados con la intensidad que ha mostrado en su ruidoso e imprevisto debut como big leaguer.

Los Bravos ganaban 3-0 con pitcheo de Kenshin Kawakami hasta el inicio del sexto, cuando los Padres golpearon en las narices a Tim Stauffer con una arremetida de seis carreras, cerrando con tres en el noveno, para terminar de amortajar a los de Atlanta 12-5, disparando 18 imparables.

Everth abrió el juego conectando hit al left contra el japonés después de un fallido intento de machucón; en el segundo fue boleado, siendo forzado en segunda con batazo de Eckstein; roleteó a primera en el quinto; fue out por la misma ruta con Rodríguez en segunda en el sexto; abrió el octavo recibiendo pasaporte de Manny Acosta, robó segunda en un apuro sin control del catcher McCann, y anotó cuando un batazo de bount alto conectado por David Eckstein, rebotó en el guante del pitcher y se metió al jardín derecho; y en el noveno, conectó un doblete al jardín derecho mordiendo la raya de primera, fue a tercera por hit de Eckstein, y anotó con otro cohete de Adrián González.

¡Qué noche tan diferente a la del martes, cargada de gatos negros! Everth no se ponchó en seis apariciones frente al plato.

En pie de guerra

Continúan los Medias Rojas de Boston batallando desde abajo, imponiéndose 3-2 a los Medias Blancas con el décimo jonrón cerrando juego de David Ortiz en su carrera, y otro buen pitcheo de sostenimiento, del nudillista Tim Wakefield regresando de la lista de inhabilitados. Ese resultado les permitió mantenerse a seis juegos de los Yanquis, que con Andy Pettite (11-6) alcanzando a Lefty Gómez en 189 victorias, doblegaron 9-2 a los Rangers, bateándole a Derek Holland (7-8).

La derrota empujó a Texas a dos y medio juegos de Boston en la pelea por el comodín, mientras Tampa caía ante Toronto, distanciándose 4 juegos de los Medias Rojas.

En la Liga Nacional, el jonrón 35 de Ryan Howard con dos a bordo en el inicio del décimo, garantizó el triunfo de los Filis 4 por 1 sobre los Piratas, en tanto los Dodgers derrotaban a los Rockies 6 por 1 con sereno pitcheo de Randy Wolff (9-6 y 3.25), recuperando ventaja de tres juegos, y los Mets caían 5-3 frente a los Marlins en lo que fue el triunfo 13 de Josh Johnson.


dplay@ibw.com.ni