•  |
  •  |
  • END

Una llamada del cuerpo técnico del Corpus Cristhi de Doble A, después de terminados los entrenamientos, le cambió la vida a Aristides Sevilla.

Las palabras que tanto soñó escuchar desde que firmó con los Yanquis hace algunos años, después creyó que las oiría con los Padres, pero lo pusieron en la lista de weavers hace algunos meses, y ahora se ilusionaba bajo la organización de los Astros de Houston, hasta que al fin escuchó esa frase: “¿Estás listo para lanzar en las Grandes Ligas?” A lo que el nica sin titubear contestó: “Estoy listo para tirar donde sea”, seguido, Luis Pujols, de las oficinas del equipo, le informó que alistara sus maletas porque ya era parte del equipo en las Mayores.

“Sentí que se me venía el mundo encima. Lloré de alegría porque era algo que esperé por muchos años. Sólo me acordé de tantos momentos difíciles que pasé y cuánto me ayudó Dios para llegar hasta aquí”, explica Sevilla desde la línea telefónica todavía en Texas, pues quizá hoy viaje a Arizona para unirse a los Astros.

Sevilla se convirtió ayer en el nica número 11 en llegar a las Mayores, sumándose a la lista de los intocables de nuestro béisbol. Denis Martínez, Antonio Chévez, Albert Williams, David Green, Porfirio Altamirano, Marvin Benard, Vicente Padilla, Oswaldo Mairena, Devern Hansack, Everth Cabrera y ahora él.

Sin embargo, la permanencia de Aristides en los Astros no se sabe por cuánto tiempo será, pues su ascenso responde a la gran labor que venía haciendo como abridor con el Corpus Cristhi, aunque también es producto de la lesión del pitcher Alberto Arias.

“No importa el rol que me den. Relevista, abridor, lo importante es que ya estoy arriba. Todavía me parece mentira que han pasado sólo meses desde que los Padres me pusieran en weavers, vine aquí al Corpus y empecé muy mal y ahora estoy listo con mis maletas para jugar allá arriba”, agrega Sevilla.

Antes de esta conversación, el nica ha pasado momentos muy especiales. “Me quedé a ver el partido del Corpus, y en el quinto inning anunciaron en el estadio que me habían subido. Todos se pusieron de pie para ovacionarme, fue algo muy lindo, de lo mejor que he vivido”, recuerda el leonés que aún no conoce a su segunda niña que nació aquí en Nicaragua el 18 de agosto.

“Los técnicos me han dicho que me lo merecía, porque he lanzado como un hombre. Todos ellos me decían que estaban contentos por mi trabajo, los aficionados también me hacían sentir bien, y gracias a Dios sólo fue cuestión de tiempo para que me dieran el chance”, dijo.

Wilton López, como se le conoce en Estados Unidos, desde finales de junio ha sido posiblemente el mejor abridor del Corpus con diez aperturas de calidad desde el 23 de ese mes. Y en sus últimas cinco salidas tiene balance 2-2, efectividad de 1.24 y tiene además dos juegos sin permitir carreras.

“Todavía no me han dicho si voy a abrir, me tocaba abrir mañana (hoy) con el Corpus. Ya veremos qué decisión toman en el equipo grande”, concluyó.