Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que nuestro deporte ha estado necesitado de constantes “transfusiones de sangre” para poder sobrevivir, navegando entre limitaciones, hay muchas fechas que recordar en este 2008 y que todavía no toman forma.

Lo más destacable, sin la menor duda, es el 60 aniversario de la inauguración del Estadio Nacional, con motivo de la décima Serie Mundial, aquella en que la Selección Nacional, después de haber impactado en Cartagena, parecía estar lista para ganar el título y fue reducida a sólo una victoria por seis derrotas.

Por vez primera, Nicaragua fue sede de un Mundial y estrenó Estadio. Se calcula que aproximadamente 30 mil espectadores se reunieron en la jornada inaugural con el gran parque resplandeciendo. Un mérito de la Administración de Somoza García, quien en medio del caos imperante por el derrumbe del equipo nica decidió reemplazar al cubano Juan Ealo como manager en un hecho sin precedentes.

Sesenta años después, ese Estadio convertido en ruinas ha sido sometido a varias restauraciones, una de ellas extraordinaria, en 1972, antes de ser destrozado días después por el terremoto del 23 de diciembre.

En 1938, hace 70 años, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Panamá, el equipo pinolero con Stanley Cayasso al frente, obtuvo la medalla de bronce.

En 1958, mientras el artillero del Cinco Estrellas Marvin Throneberry se convertía en un huracán conquistando las coronas de bateo y jonrones, Carlos García fundaba la Feniba y se convertía en su primer presidente, al mismo tiempo, se involucraba en la estructuración del primer Comité Olímpico, requisito esencial para poder estar en los Panamericanos de Chicago en 1959. Así que la Feniba y el CON, cumplen 50 años en este 2008. Anastasio Somoza Debayle fue el primer Presidente Olímpico, aunque nunca se le vio en acción.

En 1968, hace 40 años, Nicaragua con el impulso del entrenador húngaro Itsvan Hidvegi y del dirigente del CON, Julio Miranda Cortés, debuta en Juegos Olímpicos. Fue en Ciudad México.

El año de 1978 ofreció una de las ligas caseras más ofensivas de todos los tiempos, con Vicente López registrando .437 puntos, Ernesto López con más de 40 jonrones y más de 100 remolques, Rafael Valle descargando cinco jonrones en un juego, y la Selección Nacional capturando la medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Medellín, Colombia, apoyándose en un trabajo monticular inspirado de Julio Moya. No parece que hayan pasado 30 años de todo eso.

En 1983, hace 25 años, el país se estremeció cuando una Selección no confiable, aseguró la plata Panamericana derrotando al trabuco de Estados Unidos nueve por cinco. Y en 1998, la Selección volvió a conquistar plata en los C.A. y del Caribe de Maracaibo, cuando Vicente Padilla fue sometido a examen para su firma.

La memoria nos devuelve en este 2008 todas esas imágenes.